×
Algarabía
Algarabía
ver +

" Comentar Imprimir
03 Agosto 2014 05:55:00
Para hablar y escribir bien:  Los metaplasmos o ‘¿me copeas, pareja?’
Hay formas de hablar que no deberían ser o decirse o, simplemente, pronunciarse. Tal es el caso de los errores fonéticos llamados también metaplasmos o vicios de dicción, que son provocados por agregar, quitar o alterar los fonemas en una palabra.

En lingüística estricta puede corresponder a una forma socialmente estigmatizada –propia de un determinado segmento sociocultural–, o bien, a una innovación lingüística de quienes incurren en este error por creer equivocada la forma correcta –este fenómeno se llama ultracorrección–. Y no hay estatus social ni apariencia, ni ropa que discrimine a quienes dicen cambear en lugar de cambiar, o vacear en lugar de vaciar: la realidad es que abundan los viciosos de hipercultismo y ultracorrección por todos lados.

Así, por ejemplo, utilizar la palabra copear para referirse al acto de imitar a alguien, o de escribir en una parte lo que está escrito en otra, es un barbarismo. Naturalmente que se puede copear –no copiar– si se trata de copeo, es decir, de beber en general, tomarse unas copas. Pero queda claro que son cosas totalmente distintas.

Preste atención a los siguientes ejemplos. No vaya a ser que usted también se esté confundiendo:
¿Me puede cambear este billete?
¿Me puede cambiar este billete?

Copee todos los datos, por favor.
Copie todos los datos, por favor.

El presidente espúreo.
El presidente espurio.

Los ladrones me vacearon el departamento.
Los ladrones me vaciaron el departamento.

Pues es que varea, señorita.
Pues es que varía, señorita.

Estaba ansioso de vertir sus conocimientos.
Estaba ansioso de verter sus conocimientos.


1 «Ultracorrección» en El manual para hablar mejor, México: Editorial Otras Inquisiciones / Editorial Lectorum, 2009.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2