×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
15 Agosto 2018 04:00:00
Para pensar
En nuestras aportaciones de julio de 2017 comentamos sobre los planes de Donald Trump para hacerse de recursos para sus proyectos -donde el ISR de 32% lo pensaba reducir a 20%; ni con la mejor estrategia financiera se podían haber bajado esos 12 puntos-, de lo cual ya estaban enterados los senadores y diputados de México. Así, ahora muchas empresas mexicanas están por emigrar sus oficinas matrices a Estados Unidos y pagar solamente 20% de ISR y así tributar en EU y no en México; estamos hablando de grupos importantes como Bimbo, Soriana, Compañía Minera México, Altos Hornos de México, Televisa, TV Azteca, FEMSA, Vitro, Cementos Mexicanos y otras.

Lo que no esperaba Trump es que el nuevo presidente (Andrés Manuel López Obrador) ya comenta que entrando va a hacer una reducción del IVA a 8% y también del ISR en la frontera norte de México y que quiere mover la zona fronteriza del kilómetro 20 al 36 o 50. Se oye fácil pero tiene sus delimitaciones geográficas y también sus temas fiscales y lo que esto significa en una menor recaudación de IVA de casi 100 mil millones de pesos. También sería una nueva propuesta que incentivaría a las empresas a abrir sucursales en la zona fronteriza, ya que estos negocios tendrán una ventaja que solamente es un IVA de 8% y sería un ahorro igual al 8%; estamos hablando de todo: autos, maquinaria, equipo de cómputo o software que pueden ser adquiridos en la frontera y entregados en cualquier parte de la República; serían buenas medidas porque se incentivaría el mercado interno.

En lo que sí estamos de acuerdo es en lo que habíamos mencionado de dedicar 300 mil millones de pesos al saneamiento e infraestructura de las refinerías, pero no en la construcción de la refinería que se quiere instalar en Dos Bocas, Tabasco, que son casi 500 mil millones de pesos. Que arregle primero el contrato colectivo del sindicato y de ahí partimos. Lo que sí avalamos es el proyecto de Tehuantepec, que conectaría el Pacífico con el Atlántico.

Sabemos que López Obrador presento 25 proyectos a los ingenieros y arquitectos de la Ciudad de México y comentó palabras claves. Dijo que le gustaban palabras sencillas y proyectos viables. Creemos que el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México sí se va a realizar, pero será concesionado para poder liberar todos los recursos públicos que están comprometidos, los cuales va a querer utilizar para fines sociales.

Está para pensar: la pensión universal para personas de la tercera edad, lo que ocurrirá en enero de 2019, puede costar alrededor de 150 mil a 170 mil millones de pesos y cada año se irá incrementando porque nuestra población tiene un promedio de vida cada vez más alto, que ahora está en 80 años. Otra de las cosas que están para pensar es la Constitución Moral que nuestro nuevo presidente quiere redactar para salvar almas. No lo entendemos muy bien de qué se trata al decir que “va a salvar almas”. ¿Es borrón y cuenta nueva? ¿Es una nueva doctrina? En fin, no sabemos de qué se trate esta Constitución Moral.

Otro de los proyectos es el de conectar México con internet y que sabemos todo mundo es que es viable si consideramos los avances y capacidad tecnológica con que cuentan Telmex y otras compañías.

Otro plan que también está para pensarse es que quiere plantar árboles maderables y frutales como lo hacen los canadienses, y que planea no a seis años sino a 100 años sus bosques maderables, ya que un árbol no crece en seis años para su plena madurez. Este será un proyecto viable, pero a largo plazo (por algo se comienza), igual que el de poner árboles frutales en una selva que para unos ecologistas es una pésima idea porque invades el hábitat de especies en esa zona. Lo que sería bueno es reforestar en otras zonas donde no existan árboles y traer o aprender la tecnología israelí de sembrar árboles maderables y frutales en el desierto; en el norte tenemos muchas extensiones que se pueden reforestar con esta técnica.

Mis queridos lectores, también está el proyecto de la construcción de caminos rurales, en los cuales la Secretaría de Comunicaciones y Transportes gasta mucho en su mantenimiento y además son muy costosos los nuevos caminos a comunidades donde viven de 20 a 50 personas. Sale más barato mover a esa gente a poblaciones con más habitantes y que ya cuenten con todos los servicios. ¿Ustedes qué opinan?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2