×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
14 Noviembre 2017 04:00:00
Para ser millonario
Hasta hace unos años, en plan chusco, me referí a que para contar con influencias dentro de la cúpula del poder era necesario acceder al pequeño círculo al que bauticé, sin ánimo homofóbico, como la “cofradía de la mano caída”, por su propensión al reclutamiento político malsano de jovencitos, cortados con la misma tijera, cual si fuese un ritual secreto que obligaba, por obvias razones entonces, al silencio; pasados los años, es claro que no se piensa igual y ya parece hasta una medalla, un punto de estatus y distinción, correr por entre las filas de quienes gustan deleitarse con personas de su mismo sexo. Por supuesto, es necesario apuntar que la libertad sexual es una bandera intocable, como debieran ser otras.

Hoy, superada la otrora fobia, el hilo conductor es la corrupción, incluso legalizada como es el caso de las empresas llamadas “offshore”, con la confidencialidad como base estructural y una fina habilidad para sortear los tributos generados a través de depósitos y operaciones inmobiliarias en y desde los paraísos fiscales como las Islas Caimán o Barbados, entre otras más, donde si se trata de dinero todos se tapan los ojos... hasta que ya no pudieron controlar al mundo cibernético y aparecieron, primero, “los papeles de Panamá” y después los “del Paraíso”, como cumbres de los evasores ilustres, desde la Reina Isabel II del Reino Unido hasta Carlos Slim Helú, el de mayor fortuna dentro de los multimillonarios mexicanos.

Lo anterior se encuentra dentro de lo usualmente considerado legal, aunque su ética sea nula por la implicación de evadir impuestos y golpear así a los países en donde se originan los inmensos réditos de las complicidades, y aunque el desprestigio se extendió al ser exhibidos los nombres de los ilustres no procede causa alguna con la salvedad de quienes, como Isabel II, tienen aún el “derecho divino de los dioses” y una ya larga dinastía sucesoria al acecho de su muerte.

Lo peor, sin embargo, no deviene de los especuladores ni del paraíso del pequeño grupo de poderosos intocables sino de los pagos extralegales, amorales, por parte de los cárteles a la clase política mexicana, incluyendo algunas empresas paraestatales como PEMEX –ahora con fachada semioficial pero ganancias destinadas a manos particulares-, la CFE y, desde luego, una larga fila de sujetos con poder de mando en sus entidades, gobernadores y alcaldes, lo mismo que no pocos funcionarios federales quienes, por ahora, han podido salvar sus rostros de la quema. Pero bien sabemos quiénes son: Emilio Gamboa, Manlio Fabio Beltrones, Luis Videgaray y casi todos los amigos del señor Peña.

Mientras tanto, el mayor intermediario de los cárteles ante el régimen central, el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, el empresario a quien cedió el trono de la entidad Mario López Valdés, MALOVA, todavía intocable y sin querellas en su contra a diferencia de otros que no cubrieron sus espaldas con el blindaje de los acuerdos soterrados con el señor Peña y los suyos. No, no exagero, y quien diga lo contrario que me enfrente con argumentos y pruebas sólidas como las que yo tengo.

Si no me adelantan la Misa de Réquiem, me encantaría verlos ante los tribunales internacionales porque los nuestros están, igualmente, viciados de origen.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



top-add