×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
29 Octubre 2017 03:00:00
Para ti que te diagnosticaron cáncer de mama
QUERIDA AMIGA ROSA: tengo años rezando por ti sin conocerte, ya que desde que me dio cáncer, en 2009, no he dejado de hacerlo, es decir, pido porque tengas más fortaleza, más FE en Dios.

Decir te que , si tú quieres , puede ser lo mejor que te haya pasado en la vida, aun con lo devastador que puede ser.

Yo decidí que sería una aventura de mucho aprendizaje y de sanación para mi alma antes que para mi cuerpo, una cosa llevaría a la otra, una gran oportunidad de sanar lo que de verdad estaba carcomiendo mi alma.

Desde el 2009 estoy en campaña personal de concientización de la prevención del cáncer de mama y su diagnóstico oportuno.

He estado apoyando en asociaciones y fundaciones; también me invitaron a participar en campañas de instituciones privadas, políticas y, personalmente, estamos haciendo campaña siempre para esta noble causa.

Sabemos que está cobrando vidas día con día, pero también hay quienes, como yo, hemos salido vivas a Dios gracias. Y ese es el objetivo, salir sanadas en todos los sentidos, dando testimonio del amor inmenso que Dios nos tiene a quienes con fe lo pedimos.

Querida amiga Rosa, no sé tu nombre, pero he pasado por donde tú estás, y quiero que recuerdes que la fortaleza del alma se la pedimos a Dios en oración, que no importa qué te hayan dicho los médicos, la última palabra la tiene Dios.

La esperanza es un don del espíritu que jamás debemos perder, es la luz que nos lleva a creer que habrá un mejor mañana, sin embargo, aunque las cosas en ocasiones estén color de hormiga, la fe en nuestro creador debe ser tan grande que no debemos tener duda de que Él resolverá lo que humanamente no hemos podido.

Sólo debes solicitar le más fe, creer que sí te escucha, que hay que aprender a perdonar lo imperdonable, (ojo, el perdonar no significa que debas seguir en contacto con esa persona; si fue algún delito, están las autoridades, demanda, o si ha sido por violencia, igualmente) la violencia jamás será justificable.

El perdón es para que tu alma esté libre, llena de amor y, con ello, llena de esa paz divina que solo Dios es capaz de darte. La vida se puede ver de color de rosa, aun en la enfermedad y adversidades, sí, ¿por qué no?

Todo está en cómo miramos desde nuestro interior, la felicidad viene de ti misma, de tener a Dios en ella, no de afuera, recuérdalo.

¿Cómo está tu alma ahora ? ¿Está agradecida? ¿Está enojada? ¿Está triste? ¿Siente odio? ¿Está asustada? ¿Se encuentra sola? ¿Se siente infeliz? ¿Incomprendida? ¿Abrumada? ¿Cansada? ¿Desvalida? ¿Desvalorada? ¿Devaluada?

Todos estos sentimientos los puedes sentir y está bien, créeme, es normal que cuando uno está enfermo y en un tratamiento tan devastador como lo es la quimioterapia y las radiaciones, tengas ese sentir.

Pero la buena noticia es que tú misma decidirás cómo te quieres vestir, ¿de negro o de rosa? Es decir, como tú decidas sentirte, te sentirás.

Tú tienes el poder de cómo quieres estar, se dice fácil, por supuesto que no lo es, sin embargo, yo decidí vestirme de rosa, es decir, desde mi alma decidí vestirme de blanco, ¿cómo? limpiando mi alma primero, perdonándome a mí misma, perdonando a los demás, amándome mucho primero, para poder amar a los demás.

Uno tiene que amarse, hay que llenarse de ese amor divino, ese amor que viene del interior porque ahí está el poder, nadie me lo contó, yo lo experimenté en carne propia. Lo que te estoy compartiendo es para que revises tu alma y empieces a sanar, a soltar, a fluir; no te estanques ya que, como el agua, si no fluye se echa a perder, hasta apestar todo y contaminarlo.

Te enseño cómo las creencias son muy poderosas: las que no te hagan sentir bien contigo misma, deséchalas, son creencias de nuestros familiares pasados, no tienen que ser los tuyas si tú no quieres y no estás de acuerdo.

Elimínalas con pensamientos de amor, primero, de perdón, de valoración hacia tu persona. No necesariamente si alguien de tu familia está enfermo tú tienes también que padecer, hay un porcentaje menor de genética en esto, la probabilidad, un porcentaje está en la mente.

Si pensamos que nos puede dar, seguro pasará. Yo un día le dije a Dios: “por favor, quiero ser lampiña, aunque sea una vez en la vida Señor”, y ándale, que con las quimioterapias quede como bebé, sin un vello en todo el cuerpo, concedido, ¿qué tal?

Qué precio tan alto tuve que pagar para que se me concediera, cuidado con lo que deseamos porque se puede hacer realidad.

Y así cualquier pensamiento, si es bueno, adelante, pero si no lo es, habrá que reeducar a nuestra mente para que los pensamientos sean de amor y positivismo, de salud, de abundancia en todos los sentidos, no permitamos que lo negativo impere en nosotros, dejémoslo afuera.

Inviertes el mismo tiempo en un pensamiento negativo que en uno positivo, que sea este último el que llene nuestra mente siempre, sí se puede, amigas queridas, recuerden que los abrazos son sanadores, muy necesarios y es de lo más bello y gratis de la vida.

Abracemos mucho, con amor, de alma a alma; yo te envío un abrazo a la distancia, los buenos deseos con amor viajan, así que espero hayas sentido el abrazo rosa que es para ti, y tú abraza a la vez de igual manera.

Veras qué curativo es. Ocho abrazos es lo recomendable para estar anímicamente bien. “mente sana en cuerpo sano”, definitivamente cierto.

Pues aquí ando amigas rosas , estoy para ustedes, las admiro y amo. Son bellas flores del jardín de Dios, Él las ama, vayan a su encuentro, y recuerden que mientras haya vida, hay esperanza, Dios basta.

Abrazo rosa para todos, has ta la próxima primero Dios, reciban bendiciones, su amiga y terapeuta, Verónica.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2