×
Leopoldo Ramos
Leopoldo Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
26 Julio 2015 04:00:19
Paradoja
La nueva composición de la deuda pública del Gobierno de Coahuila tiene ventajas importantes en la reducción de intereses bancarios, pero incrementa la suma de los pasivos y no deja ver el momento en que se van a terminar de liquidar.

De acuerdo con la información disponible, la reestructura que se concretó el pasado 16 de julio disminuye el pago de intereses debido a la reducción en el número de bancos acreedores y a tasas menos agresivas. El Gobierno estatal destacó que el plazo para liquidar la deuda bajó de 30 a 23 años, y algo también importante es la liberación parcial de las participaciones federales y total de los ingresos por el Impuesto Sobre Nóminas (ISN) como garantía de pago oportuno.

Los detalles sobre los acuerdos con los bancos se van a publicar en los próximos días, de acuerdo con el compromiso del gobernador Rubén Moreira, pero de entrada se sabe que en el refinanciamiento “participaron siete instituciones bancarias, seleccionadas a través de un proceso competitivo que permitió al Estado obtener las condiciones financieras más favorables del mercado actual”.

En 2011, cuando se conoció el monto real de la deuda de Coahuila, hubo registro de 12 acreedores bancarios y, en el reporte financiero de junio pasado, la Secretaría de Finanzas dio a conocer que tenía empréstitos con 13 bancos y financieras. Con el más reciente refinanciamiento, los compromisos se limitan a Banorte, Multiva, Santander, BBVA, Interacciones, HSBC y Banobras.

La administración de Rubén Moreira informó que la deuda se refinanció “con un plazo ponderado a 23 años” y una Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) de más 1.65. Gracias a ello, “la transacción generará ahorros netos para el estado por un monto estimado de 3 mil 100 millones de pesos por concepto de servicio de deuda durante la actual Administración (que finaliza el 30 de noviembre de 2017), y un monto estimado en 6 mil millones de pesos durante el periodo restante de los créditos”.

Lo anterior “equilibrará las finanzas y permitirá realizar proyectos de inversión pública dirigidos a incrementar la competitividad del estado”, además de generar la capacidad de reserva “para atender las obligaciones de fin de año relacionadas con el pago de aguinaldo”. La reestructura “además permitió liberar 25% del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas y 100% del Impuesto Sobre Nómina que se encontraban afectados como garantía de la deuda pública”.

El proceso de reestructura fue supervisado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y, si bien desde la perspectiva de la Administración estatal los nuevos contratos tienen cualidades “únicas”, el monto del endeudamiento es mayor al original, no obstante las liquidaciones mensuales que se hacen desde septiembre de 2011.

Según registros de la deuda pública, en la Secretaría de Finanzas, en enero de 2013, los pasivos eran por 35 mil 93 millones 323 mil pesos, considerando 582 millones 628 mil de reservas presupuestales. En el reporte de junio pasado, el total de los créditos se ubicó en 36 mil 385 millones 414 mil pesos, a razón de 33 mil 951 millones 89 mil pesos en deuda bancaria, y 2 mil 434 millones 325 mil a proveedores y contratistas.

El nuevo monto de la deuda, según el Gobierno estatal, asciende a 36 mil 767 millones, es decir, una cantidad superior a la que se tenía en un principio.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

Twitter: @FiliasyFobias
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2