×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
15 Enero 2018 04:00:00
Parte del paisaje
El Gobierno del estado de Guerrero afirma que ha tenido su mejor temporada vacacional en la historia. En un desplegado periodístico que publicó ayer afirmaba que el estado había recibido un millón 367 mil 530 visitantes con una derrama económica de 4 mil 128.8 millones de pesos.

El atractivo de la entidad es indudable. Escribo esta columna ante una espectacular vista al mar en Acapulco, adonde he venido a dar una conferencia. Son las 8 de la mañana al empezar la redacción y la temperatura aquí es de 22 grados. En la Ciudad de México The Weather Channel reporta 1 grado.

Acapulco y buena parte de Guerrero tienen una ventaja comparativa insuperable con su clima, particularmente en invierno. Los turistas, especialmente los mexicanos, siguen viniendo por esa razón, pero no hay duda del impacto que la violencia puede tener en la actividad turística. Guerrero ha sido uno de los estados incluidos en una alerta por violencia del Gobierno de los Estados Unidos. “Es altamente preocupante esta alerta –ha señalado Roberto Álvarez Heredia, vocero del Grupo de Coordinación Guerrero– y eso podría ocasionar que haya una disminución del turismo internacional en Guerrero, principalmente en Acapulco, Zihuatanejo y Taxco”.

La violencia está presente de manera cotidiana. El secretario de Seguridad Pública de Guerrero, Pedro Almazán, ha afirmado que en 2017 tuvieron lugar 2 mil 273 homicidios dolosos en el estado, siete menos que en 2016 y 34 menos que en 2012, el año más violento de los tiempos recientes. El gobernador Héctor Astudillo afirma que, mientras que en el país hubo un aumento importante en el número de homicidios dolosos, en Guerrero la violencia ha sido cuando menos contenida.

Las cifras del INEGI, que no necesariamente corresponden a las del estado o a las del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, señalan que en 2016 Guerrero registró 2 mil 542 homicidios. Si bien el Estado de México tuvo un número mayor, esto es consecuencia de su mayor población. En 2016 el Estado de México tuvo 16 homicidios por cada 100 mil habitantes, mientras que Guerrero registró 71, es decir, 4.4 veces más. Sólo Colima, con 82 homicidios por cada 100 mil habitantes, rebasa a Guerrero en la dudosa distinción de ser la entidad con mayor número de homicidios ponderados por población.

Quizá la violencia no ha afectado a la vida turística por las ventajas comparativas de Guerrero, pero es una realidad. Las “policías comunitarias”, surgidas al amparo de una constitución estatal que da a las comunidades indígenas la facultad de aplicar la ley de conformidad con sus usos y costumbres, no han hecho más que complicar la situación (Reforma 13.1.18). Guerrero se ha convertido en una tierra de ejércitos privados, algunos llamados policías comunitarias y otros simplemente bandas, que se encuentran en guerra constante para mantener control de su territorio.

No será fácil para Guerrero alcanzar la paz. La prohibición a las drogas genera incentivos financieros enormes para las actividades ilegales. La ausencia de un monopolio efectivo del uso de la fuerza por el Estado impulsa el uso de la violencia para resolver disputas. Lo sorprendente es que en este entorno Guerrero haya logrado su mejor temporada turística. Los visitantes a Guerrero se han acostumbrado a las notas de homicidios. La violencia es hoy parte del paisaje.

Ram a Michigan

Fiat Chrysler mudará la producción de su Ram Heay Duty, que se vende principalmente en Estados Unidos, de Coahuila a Michigan. La decisión es producto en parte de la posibilidad de un rompimiento del TLCAN, pero otro factor es la baja en el impuesto corporativo en Estados Unidos, hoy muy inferior al de México.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2