×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
23 Agosto 2017 04:00:00
Partidos negocio
Los partidos políticos son un negocio que injustamente deben pagar los contribuyentes, un negocio rentable cuyos socios no quieren que se eclipse. Un ejemplo claro lo da el Partido del Trabajo. Los líderes del PT se han distinguido por apoyar a los regímenes autoritarios de Venezuela y de Corea del Norte. Su gran orgullo es presentarse como un partido de izquierda. Es un partido rémora, que siempre ha vivido de adherirse a alguna otra agrupación para mantener el registro. Tradicionalmente sus alianzas se han hecho con el PRD. En 2015, sin embargo, el PT no pudo alcanzar el 3% del voto popular, piso legal para el registro y para recibir “prerrogativas” (léase dinero).

El 7 de noviembre de 2015, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral retiró el registro al PT, como lo determinaba la ley, pero la anulación del Distrito I de Aguascalientes le dio una nueva oportunidad. El PRD y Movimiento Ciudadano retiraron a sus candidatos de una nueva elección para apoyar al PT y permitirle alcanzar los votos para subir su porcentaje al tan ansiado 3 por ciento. El negocio se salvó. En este próximo 2018 el PT recibirá 376.7 millones de pesos del presupuesto federal. Obtendrá además una cantidad cercana de las OPLEs, las autoridades electorales estatales.

Mal pagó el PT el favor del PRD. Los líderes del PT se han inclinado por Andrés Manuel López Obrador y Morena, en los que ven mejores posibilidades de mantener el negocio, y han abandonado a un PRD que pierde militantes y posibilidades de éxito electoral. El Partido del Trabajo, de hecho, ha acogido a varios senadores del PRD, ya que Morena no tiene bancada en el Senado.

El esfuerzo para resucitar al PT es indicativo de lo rentable del negocio de los partidos. El INE ha aprobado para ellos un presupuesto de 6,788.9 millones de pesos para 2018. A esto hay que sumar las cantidades que las OPLEs otorgarán a los partidos a nivel estatal. Según Roberto Gil, senador del PAN, el subsidio total a los partidos en 2018 será de 12 mil millones de pesos.

En la reforma electoral de 1996 se estableció el principio de financiación pública de los partidos. Se argumentó que el sistema evitaría que las empresas y los donantes privados influyeran sobre los partidos. También se dijo que evitaría que los partidos fueran infiltrados por el crimen organizado. Los políticos señalaron que no querían un sistema como el estadunidense, que los obligaría a obtener sus propios recursos, sino uno como el europeo, con dinero público. Al final crearon un monstruo con lo peor de los dos sistemas.

Las enormes cantidades de dinero público no han impedido que los partidos puedan obtener aportaciones privadas por hasta 49% de su presupuesto. Reciben también dinero por debajo del agua de empresas y gobiernos, por lo menos según la información anecdótica que corre en cada elección. La influencia del narco es cada vez mayor. El dinero público no ha sido vacuna para ninguno de los males que supuestamente evitaría.

Por eso estoy convencido de que debemos abandonar la financiación pública de los partidos políticos. El sistema ha convertido a estas organizaciones en simples negocios que viven de sangrar a los ciudadanos. Mejor sería que se creara un mercado de ideas políticas para que los ciudadanos eligieran a quién apoyar no sólo con su voto, sino también con sus recursos.

AFGANISTÁN

Donald Trump ha roto otra promesa. Como candidato se comprometió a retirar las tropas estadunidenses de Afganistán, pero este 20 de agosto dijo que las mantendrá e incluso las aumentará. La intervención empezó en 2001; pero, a pesar del derrocamiento del Gobierno talibán, las tropas invasoras permanecen 16 años después.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add