×
Francisco Aguirre Perales
Francisco Aguirre Perales
ver +

" Comentar Imprimir
22 Enero 2018 04:00:00
Peña, Meade y Beltrones
El sistema no perdona. La anterior podría ser sólo una frase, sin embargo tiene sus connotaciones, ya que es imposible que un opositor del mismo establo entre a la guerra y gane, pues siempre se tienen armas legales, y si no las inventan para eliminarlo, pues los deseos del mandamás se tienen que respetar y por lo tanto cumplir.

En la actualidad me parece que el PRI se encuentra en un mal equilibrio, pues para ganar la silla del águila en la contienda de julio próximo, su candidato José Antonio Meade deberá usar una armadura fabricada con el material más duro, ya que los proyectiles enviados desde la trinchera ocupada, muy probablemente por soldados con la marca Beltrones, querrán hacer blanco en la cueva tricolor, y cuyo comandante está creíblemente molesto, primero por descontarlo de la pelea por la candidatura presidencial cuya simpatía gozaba de segmentos de la población y ahora por los acontecimientos que lo vinculan con el saltillense Alejandro Gutiérrez, encarcelado en Chihua-hua y persona muy cercana a él, relacionado con la desviación de recursos públicos para efectos electorales de conveniencia, provenientes de sus empresas y que, según autoridades chihuahuenses, por servicios que no se prestaron al Gobierno estatal.

Esa maniobra sobre el encarcelamiento, independientemente de que sea verdad o mentira, muy posiblemente emergió de las entrañas del poder político encumbrado en la cúspide de la pirámide nacional, con el fin de restarle toda la influencia a Beltrones, ya que a este se le apreciaba cierta incompatibilidad con las decisiones de elección presidenciales.

Ahora bien, últimamente las compañías encuestadoras nacionales, dentro de las mediciones obtenidas de los ciudadanos, muestran una raquítica aceptación del candidato priista, reacción basada por las formas en que miembros salidos del partido en el poder han gobernado al país, ya que su actuación ha traído pobreza e inseguridad que se refleja en un bajo
crecimiento.

Evalúese con veracidad y objetividad el desempeño de Meade en su campaña política, tómese la decisión que debe ser y en su caso actúese democráticamente, nada más que para actuar de esa forma, primero se debe ser demócrata. Déjese de lado la insistencia de pregonar insistentemente la inteligencia que posee, que puede tenerla, pero con esa actitud la gente no lo ve como un candidato con propuestas de progreso, sino como un arrogante intelectual. Y no de otra forma.

Se lo digo EN SERIO.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2