×
Carlos Oswaldo Orta
Carlos Oswaldo Orta
ver +

" Comentar Imprimir
19 Julio 2017 02:12:00
Perder es feo
Pocos días después de que los Saraperos lo cambiaran a los Acereros del Norte, el jardinero Justin Greene tuvo una interacción con un aficionado en su cuenta personal de Twitter.

El aficionado lo increpaba por el cambio y le reclamaba sobre la supuesta “traición” de estar con un equipo rival de zona. El pelotero, fiel a su costumbre, respondió con un simple “Losing is ugly” (Perder es feo), en referencia a las dos últimas pésimas temporadas del equipo de Saltillo.

Justin Greene no hizo más que cumplir su trabajo con la casaca de Saltillo, con una muy buena temporada inicial en donde el equipo llegó a postemporada y un campeonato de bases robadas en la anterior, campeonato que se encamina a refrendar sin problema este año, con más de 15 de ventaja sobre su más cercano perseguidor, pero la directiva actual jamás respondió de la misma manera a ese nivel de juego dándole al estrella un equipo competitivo para sobresalir.

Para los peloteros, como para cualquier trabajador, el dinero es importante, pero cuando tu carrera está en su punto más alto y tu ambición va más allá de los ingresos, es necesario estar con un equipo contendiente. Con otra temporada perdida, a un mes antes de su conclusión, en Saltillo los peloteros solo se concentran en terminar el año con decoro y aquellos que puedan, encontrar un mejor destino.

Pero, ¿cómo llegó Saraperos a tal destino en solo dos años?. El abandono que se nota, no solo en el terreno, sino en aspectos como la atención al aficionado y la ausencia de promociones, como lo hacen el resto de equipos de la liga, ha terminado por hundir a un equipo acostumbrado a ganar.

Maneras de ganar

Los modelos de negocio que ahora manejan equipos están muy por encima de lo que está pasando en la capital de Coahuila y esto parece no cambiar pronto.

En la cima del Norte, los Toros de Tijuana ven reflejado el trabajo de cuatro años desde que regresaron a la LMB. Con un pitcheo dominante y que tiene una mayoría abrumante de mexicoamericanos, además de un orden al bat que concentra poder y experiencia con el apoyo de peloteros como Jorge Cantú, Óscar Robles y Alfredo Amézaga.

Los siguen los Sultanes de Monterrey, que conservaron la base que los llevó a la Final del Norte el año anterior, con algunas adiciones y sobre todo, rescantando a una afición que los apoya gracias a la atención que la directivas les da, sin importar que jueguen en un mercado dominado por el fútbol.

Los otros contendientes, Acereros de Monclova, han seguido un modelo menos tradicional, basado en las compras y cambios de jugadores estrella, mezclado con un pitcheo que ya era sobresaliente.

Aunque las coincidencias de los tres residen en el espectáculo y la conexión con sus aficionados, los tres buscan probar que es lo que se requiere para lograr un campeonato que se les ha negado.

Con esta nueva tendencia, el resto de los equipos solo será un espectador más en una competencia que año con año sólo verá involucrados a estos y tal vez a los Leones de Yucatán, en la pelea por ser los campeones.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2