×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
16 Marzo 2017 03:00:00
Pérdidas en los negocios
Un estudio en Estados Unidos arrojó que los cajeros (as) roban en promedio de 10 a 12 dólares por turno, cifra que se convierte en pérdidas millonarias para los negocios por este robo hormiga al cual no han podido encontrarle una solución.

Mencionan que se ha tratado por todos los medios de disuadir a los trabajadores de incurrir en dicha conducta con medidas tales como ponerles cámaras de vigilancia y pantallas en las que pueden ver que están siendo monitoreados y grabados, una caseta de vidrio y hasta ponerles guardias que estén vigilando.

En el mejor de los casos, los trabajadores se abstuvieron por unos días, pero una vez que tomaban confianza nuevamente, las cifras volvían a ser las mismas.

Estas pérdidas se ven en cualquier área de los negocios: en los almacenes sustraen las mercancías, en las oficinas el material de trabajo, en los restaurantes los alimentos crudos del inventario… Nos comentaron que en cierto negocio los trabajadores metían pollos en bolsas de plástico que sacaban en la basura, y al terminar el turno iban al contenedor por ellos y se iban.

Según el estudio, el horario en el que más pérdidas se registraron fue en el nocturno, tal vez porque los trabajadores le tienen algún resentimiento o envidia al patrón y piensan que el patrón duerme tranquilamente mientras ellos trabajan y no les remuerde la conciencia.

Para tener su negocio, el patrón tuvo que sacrificar su tiempo, estar por años al frente del negocio sin descanso, enfrentando meses malos en los que en vez de ganar, tenía pérdidas y buscaba dinero de donde pudiera para pagarle a los trabajadores; no es fácil estar al frente.

¿Por qué roban los trabajadores? Podríamos imaginarnos casi cualquier razón para ello: desde una emergencia hasta un familiar enfermo con tratamientos caros que no les dejan para comprar lo indispensable para mantener una familia, o por avaricia y creer que merecen más.

Muchos trabajadores quieren todo dado sin trabajar, no entienden que el patrón ha tenido que luchar por muchos años, tal vez 30 o 40, para tener lo que tiene, que no ha sido fácil. Muchos tienen una mentalidad muy cerrada y creen que pueden exigir al patrón sin fundamentos argumentando que “ellos lo merecen” o que pueden sustraer cosas del negocio como si fuera de ellos.

En un restaurante de la localidad, fueron los clientes quienes causaron las pérdidas al negocio. Una pareja que había ido a desayunar se fue sin pagar y la vendedora tuvo que cubrir la cuenta que se le fue. Como clientes hay que ser considerados y honestos para no afectar a los trabajadores.

Por todos lados los negocios están expuestos a pérdidas, ya sea por un trabajador que roba poquito todos los días, el cliente que se lleva mercancías sin pagar o por la delincuencia que causa un impacto fuerte en un solo acto. ¿Algún día dejaremos de preocuparnos por las pérdidas? ¿Encontraremos la manera de que esto no suceda?
Imprimir
COMENTARIOS



top-add