×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
17 Junio 2019 04:02:00
Perita
En tiempos de futbol, todo mexicano es un comentarista experto; cuando el viaje consiste en circular por las atestadas calles citadinas, cualquier conductor es avezado ingeniero en tránsito; si se trata de atender urgencias infantiles en la casa, una madre cuenta con la más alta certificación de enfermería.

Visto así, quienes mejor hacen un peritaje de algo somos todos los que en nada somos peritos.

Si perito es el entendido o experto en algo, determinemos cuándo se es lo uno y cuándo lo otro. Entendido en algo es quien tiene grandes conocimientos de una materia específica, especialmente de una rama determinada de la ciencia, la técnica o el arte, según dice el diccionario.

Para experto, refiere a quien es muy hábil o tiene gran experiencia en un trabajo o actividad.

Un conductor, por dar cierto ejemplo, podría dejarse llevar entre los brazos del GPS, cuya programación fue hecha a pie juntillas para resultar infalible.

Sin embargo, es el propio individuo al volante quien salvará la vida si determina mayor o menor riesgo, poca o mucha oscuridad o sencillamente un cambio repentino de sentido por la fiesta de San Miguel Arcángel. Esto es, a mi ver, ser entendido en algo.

Para justificar la habilidad ciudadana, me sirve el sempiterno ejemplo del burro y el camino: cuando un ingeniero cuestionaba a indígenas o campesinos cómo trazaban los caminos, sus instrumentos de medición y cálculo de riesgos, aquellos contestaban con sencillez que todos bastaba con soltar a un burro y seguir su ruta. Quizá no haya sido las vías más cortas, pero sí las más seguras.

Sean guías de calidad en los restaurantes, eficiencia de servicios para el hogar, funcionalidad de marcas, resistencia de asientos automotrices a las familias mexicanas, alimentos que no causan gases a las mascotas, en fin, la vida diaria tiene tantos peritos como quienes la vivimos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2