×
Ricardo Raphael
Ricardo Raphael
ver +
Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional. Representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. Coordinador de la Comisión Ciudadana de Estudios para Eliminar y Prevenir la Discriminación. Actualmente es profesor afiliado a la División de Administración Pública del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Conductor del Espiral, programa de análisis político dominical del Canal 11. Analista Político cotidiano del Noticiero Enfoque de Núcleo Radio Mil. Analista semanal del noticiero nocturno de Proyecto 40. Co-conductor del programa Claves, también de Proyecto 40. Integrante de la mesa editorial de la Revista Nexos. Miembro del Consejo Consultivo de Conapo. Cuenta con diversas publicaciones en temas relativos a: La transición democrática. La función pública. El sistema de partidos. Los derechos. La ciudadanía.

" Comentar Imprimir
25 Enero 2018 04:00:00
Persecución en Coyoacán
El diputado ingresó armado con una navaja y agredió a cuatro funcionarios del PRD. Inspirado en el actor Matt Damon, agente encubierto de la Supremacía Bourne, sometió a sus adversarios y logró salir de la escena del crimen cargando dos computadoras portátiles.

Esta es la narración que obra en el expediente de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la CDMX en contra de Alejandro Rosas, legislador local perredista que dejó su curul en 2015.

Convencido de que había una consigna política en su contra, el exdiputado hizo maletas, hace año y medio, y huyó a Canadá. La Procuraduría capitalina niega que se esté haciendo uso político de la justicia y, sin embargo, la averiguación previa en contra de Rosas ha sufrido cuatro modificaciones sospechosas.

Porque el ministerio público está inspirado en las películas taquilleras, cada agregado al expediente es más inverosímil que el anterior.

Saraí Zúñiga, esposa de Alejandro Rosas, se quedó en México para defender a su marido. Tiene como ventaja que a ella aún no le han endilgado delitos fabulosos.

Pero los enemigos de la pareja se dedican a acosarla. La última vez le dijeron que, o bien paraba con sus denuncias, o Rosas regresaría de Canadá para asistir al velorio de su valiente esposa.

Pregunto en entrevista a Saraí Zúñiga por qué quiere dar a conocer estos hechos. Responde que es para protegerse: “si me pasa algo, ya sabrán quién es el responsable y se llama Mauricio Toledo”.

Mauricio Toledo es conocido, dentro de su partido, como el dueño de Coyoacán. Fue delegado en esa demarcación y ahora es diputado. Nació a la vida política con la corriente Nueva Izquierda (Los Chuchos), pero luego traicionó y buscó cobijo bajo el ala de Héctor Serrano, el más siniestro de los operadores políticos del PRD capitalino.

En 2012 Alejandro Rosas llegó a ser diputado local por el distrito 30 (Culhuacanes), gracias al apoyo de Toledo. “¿Por qué se pelearon estos dos políticos?”, pregunto a Saraí Zúñiga. Ella contesta que su marido se dio cuenta de que el ex delegado y sus huestes eran muy corruptos y, cuando quiso denunciar, vino entonces la venganza.

Rosas acusó también a Toledo de haber mandado asesinar a dos excolaboradores de la delegación Coyoacán: Óscar Fabila y Manuel Sayavedra.

El primero fue ultimado por un sicario el sábado 23 de julio de 2016, frente a su esposa y sus hijos, en la glorieta Vaqueritos. Del segundo no hay detalles, excepto que habría sido invitado para participar en un acto de corrupción en contra del gobierno de la Ciudad.

“¿Sospecha usted que la procuraduría capitalina esté involucrada en esta persecución política?”.

No tengo duda, responde la señora Zúñiga. “Desde el primer día, el entonces procurador, Rodolfo Félix Cárdenas, manipuló las cosas en contra de mi marido”.

“¿Quién más?,” insisto.

“Héctor Serrano”.

Tanto Alejandro Rosas como Saraí Zúñiga dejaron las filas del PRD en el verano de 2016 para militar en Morena. Ella dice que este es el principal motivo de la persecución. Acusa a Toledo de haber dicho a sus colaboradores: “piensen dos veces antes de abandonar las filas del PRD. Si “El Chino” –así se conoce a Rosas en su medio– no pudo conmigo, a pesar de ser profesor de Derecho, imaginen cómo podría irle a cualquier otro traidor”.

Las denuncias contra Toledo arreciaron después de que un grupo de funcionarios de la delegación Coyoacán –identificados como Los Buitres– atacaron a Claudia Sheinbaum, precandidata de Morena al gobierno de la Ciudad.

De acuerdo con la dirigencia del mismo partido, esa banda de delincuentes responde a las órdenes del dueño de Coyoacán.

ZOOM: ¿qué es cierto y qué es falso de este triller político-policiaco? En cualquier hipótesis, el asunto debe ser investigado. El problema radica en que la misma autoridad responsable de hacerlo, la PGJ, es parte, presuntamente involucrada, de la trama denunciada. ¿Hasta cuándo la justicia será instrumento de la política podrida en nuestro país?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2