×
Norma Alvarado
Norma Alvarado
ver +
Lic. Norma V. Alvarado Martínez / [email protected] / Twitter: @NORMAVALVARADO / Facebook: Norma Alvarado. / Estudio Ciencias de la Comunicacion, es catedratica en la Universidad Autonoma del Noreste y en la Universidad Vizcaya de las Americas.

" Comentar Imprimir
10 Marzo 2019 04:00:00
¡Piedras Negras trascenderá!
“Muy pocas cosas importan,
pero las importantes poseen gran trascendencia.”

Richard Koch

Este documento lo escribió mi hijo Guillermo, espero sea de su interés:

Nombra tres artistas mexicanos que no sean cantantes o bandas; te doy cinco segundos. Inténtalo de verdad. ¿Tuviste dificultad? ¡No me sorprendería tu respuesta! El problema no recae en reconocer nuestras fallas sino en encontrar la verdad, específicamente en el arte. Hasta donde yo sé, en Piedras Negras no hay lugar en donde puedas conseguir ese libro que tanto deseas leer. El otro día estuve viendo los libros que están a la venta en City Club; no encontré nada de interés. La mayoría eran títulos mediocres, libros de autoayuda, que la verdad no ayudan de mucho. ¡Ah! pero sí encontré “Cincuenta Sombras de Grey”.

Y me pregunto: ¿Por qué no hay ninguna librería o biblioteca actualizada en Piedras Negras? Pues debe de existir una pequeña minoría a la cual le atrae la lectura. ¿O no? En mi opinión, es importantísimo rescatar el acceso a información FÍSICA, TANGIBLE y de CONTENIDO RELEVANTE. Pero también existe el otro lado de la moneda, actualmente no tenemos excusa para no saber, para no informarnos, ahora el más pobre de los pobres puede accesar a internet de la Macroplaza o simplemente adentrarse a un cibercafé, no existe excusa para saber que la crepa viene de Francia. Por lo tanto, el problema surge de la variedad y la vastedad de la información disponible. Con tanta libertad en cuanto a lo que alguien puede aprender, podemos sentirnos abrumados. ¿Por dónde empiezo? ¿Cómo empiezo?

Es curioso cómo la libertad nos puede hacer sentir contenidos en una jaula de estupidez e ignorancia. Sin embargo no sirve de nada tener millones de libros a tu alcance si no puedes comprender físicamente lo que es un libro. ¿Cuál es la esencia de lo que estoy leyendo? Si no puedo tocarlo, es espacio, es nada… no importa.

Además, agrega el hecho que tristemente muchos de los profesores de hoy en día, pongo énfasis en la escuela privada a la que asistí en mi juventud, no saben transmitir la belleza de lo que es la literatura y la importancia de ella en la historia y formación de nuestro país. Lo peor es que las universidades hacen caso omiso a este problema, ya que presumen que la instrucción básica está cimentada: “No te enseñaremos esto porque ya lo debiste haber visto en primaria”. ¿Cuál es el resultado? Jóvenes ignorantes hacia la vida, jóvenes que se dejan llevar por la corriente del tiempo: “Tengo mi grado en negocios y es todo lo que necesito”.

Ahora, sabiendo que existe un problema con la literatura que es, relativamente, una de las artes más fácil de transmitir, imagínense el problemón que existe con la pintura o la música. Claro, no es fácil enseñar a un niño lo maravilloso que es Dante o Cervantes. (Deben existir métodos).

No fue hasta mis últimos años de preparatoria que me cayó el veinte. No estoy diciendo que toda la juventud es mediocre porque no lo es. Desafortunadamente, debido a los tiempos en los que vivimos y nuestro contexto, es detenido: Los escasos recursos en los que se encuentra le impiden seguir adelante. No solo hablo de dinero, sino también de educación. Podrá tener el acceso a la conciencia humana colectiva, pero sin un profesor apto que lo guíe, por más motivación y pasión que tenga, será casi imposible hacer progreso.

Recuerdo haber sido atraído hacia la poesía cuando leí a Edgar Allan Poe. Esto fue alrededor de mis años en la secundaria. Pero aun siendo parte de una de las escuelas más distinguidas de la ciudad, nadie me dio el empuje necesario para alcanzar un nivel más allá. No niego que mis profesores no hayan visto mi interés, sino que es difícil seguir por esta ruta cuando existe una sociedad en la cual nadie ve aprecio por esto.

Incluso el alumno siente una cierta presión por alejarse de este interés: Sus compañeros se burlan de él cuando se maravilla con la literatura y da su opinión respecto a una lectura. Los padres, por su parte, intentan con todas sus fuerzas hacerle caer en la epifanía de que el escribir, aunque bastante buena para la formación de uno, no traerá comida hacia la mesa. No digo que hay que despegarnos de la realidad, el arte no sustenta la vida, y si lo hace, solo es para aquellos que logran formar una reputación, sin embargo eso debe alentarnos para buscar nuestros sueños.

El panorama artístico indudablemente ha crecido en esta ciudad, sin embargo,es lamentable que al hacer una pequeña búsqueda de artistas originarias de Piedras Negras, no haya obtenido respuesta. Es lamentable el estado en el que se encuentra nuestra ciudad… No puedo imaginar lo que el resto del país sufre. Estoy seguro de que no soy el único que comparte esta opinión. La ciudad desea centros de cultura, diferente a la monotonía del día ordinaria, lugares en donde se pueda tener una conversación que va más allá de la industria y del trabajo. Pero por alguna razón estamos aquí. Para aquellos artistas que intentan trascender, no se rindan; ustedes serán los pioneros de la belleza en Piedras Negras y el México moderno. Lo único que deseo es que viva para el día en el que nuestra ciudad trascienda. A todos los que me leyeron un gran saludo: Guillermo Ramírez Alvarado
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2