×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
14 Febrero 2018 04:00:00
Piedras por flores
Mi primer regalo por el Día del Amor y la Amistad data de 1982; databa, porque su existencia adelantó incluso su caducidad: Un frasco de perfume que rompí apenas llegando a casa.

La botella paradigmática contenía el muy conocido perfume Flor de Naranjo. Ahora tengo un naranjo en el patio y no me remite a ese aroma más bien punzante, pero juro que aquel olor fue lo más fino, amoroso y significativo del mundo conocido por mí. La ocasión fue por un intercambio y el emisor era ese típico chico al cual ninguna niña se acercaría, mas siendo la rara de la clase y mi primer 14 de febrero consciente, el momento se volvió un cuento de hadas. Hasta que rompí la botella.

Ya entonces se regalaban chocolates y flores, serenatas y peluches. Algunos años después, decidí un disco de Los Beatles que, en su momento, no valoré cual debía ser; si hubiese sabido cuánto me gustarían después, lo atesoraría como hoy hago con las piedras.

No hablo de piedras preciosas, es decir, de gemas, sino de las que he recibido como regalo inesperado por parte de alguien que eligió algo irrepetible e invaluable para mí. Una roca reúne esos requisitos.

La primera vez, solicité una piedra urbana, la primera que llame tu atención entre el cemento de la ciudad, le dije a la persona. A la vuelta de me trajo una pieza consistente y de peso pesado, casi imposible encontrarla sobre el pavimento.

Luego pedí piedras del campo, reto aún más difícil a sabiendas de la gran cantidad de ellas que lo habitan; por lo tanto, la persona debía dedicar un tiempo importante para seleccionarla pensando en alguna característica mía.

Las piedras posteriores llegaron sin pedirlas: Brillantes, adiamantadas, cristalinas, antiquísimas, numerosas. Todas elegidas de entre millones para entregármelas por alguna seña particular que el oferente encontró buena para mi persona.

Así las cosas, hay mucho más piedras que chocolates, flores y peluches para elegir, pero seleccionarlas, requiere de bastante dedicación y un mundo de amor.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2