×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
12 Diciembre 2016 03:00:00
Política y dinero sucio
En Estados Unidos la justicia tiene ritmo propio y cuando se lo propone es implacable. Hace dos años, Javier Villarreal, secretario de Finanzas de Humberto Moreira, se declaró culpable de lavado de dinero en una Corte de Texas. Llegó a un acuerdo para enfrentar el juicio en libertad y recibir una condena menor. La atención se centra ahora en Luis Carlos Castillo, el Rey de los Dragones, llamado así por el equipo que renta para reciclar asfalto. ¿Casualidad? Villarreal y Castillo nacieron en Tamaulipas y fueron influyentes en los gobiernos de Moreira y Enrique Martínez. ¿Quién presentó a quién?

Antes de la sucesión de 2005, Castillo se reunió con el gobernador Martínez y Humberto Moreira, entonces alcalde de Saltillo, en San Antonio, Texas. “Se habló de las elecciones por venir y de otros temas”, me dice una fuente. Según investigaciones periodísticas, el empresario financiaba campañas de candidatos del PRI, el PAN y el PRD. Luego cobraba los favores.

Impulsora Mexicana del Comercio y Construcción, propiedad de Castillo, obtuvo contratos de la administración de Martínez, pero con José Natividad González y Rodrigo Medina, de Nuevo León, le fue mejor. Les facturó más de 2 mil 400 millones de pesos (El Norte, 16.11.16.). También realizó obras en Tamaulipas, en la gestión de Tomás Yarrington. La PGR ofrece 15 millones de pesos a cambio de información que permite su captura. Los tres exgobernadores fueron miembros del Tucom, sindicato que pretendió imponer al candidato presidencial del PRI en 2006.

Castillo fue detenido el 8 de noviembre en Mission, Texas, acusado de lavado de dinero, fraude bancario y conspiración criminal. EU pretende decomisarle un Learjet y 36.2 millones de dólares. El contratista pagó 300 mil dólares de una fianza por 30 millones para ser liberado, el 21 de noviembre. Su situación se definirá en una audiencia programada para el 3 de enero. Las opciones son: declararse culpable o ir a juicio. Su paisano Javier Villarreal aceptó los cargos y entregó propiedades y dinero.

El nombre de Martínez –actual embajador de México en Cuba– aparece por primera vez en un escándalo de corrupción. No como parte de la trama, sino por la relación de su gobierno con Castillo Cervantes, por haberlo recomendado con sus colegas de Nuevo León (José Natividad González) y Tamaulipas (Tomás Yarrington) y por las actividades criminales del empresario mexicoamericano.

Estados Unidos acusa a Castillo “de lavar dinero proveniente de dinero público de Coahuila. (…) Su nombre apareció en la investigación que el Gobierno estadounidense inició en contra del extesorero de Coahuila, Héctor Javier Villarreal Hernández. En 2014, luego de entregarse a las autoridades en la garita de El Paso, Villarreal se declaró culpable, luego de llegar a un acuerdo con los fiscales para entregar bienes y cuentas bancarias valoradas en 30 millones de dólares, que adquirió con dinero robado del erario de Coahuila y de aportar información para encausar a políticos y empresarios con el desvío de fondos que fueron lavados en Texas”. Reforma (13.11.16.)

El caso remite no sólo a la megadeuda por más de 36 mil millones de pesos, contratada en el gobierno de Humberto Moreira, sino al financiamiento de campañas políticas al más alto nivel, con dinero público, y a los vínculos de autoridades locales y federales con la delincuencia organizada.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add