×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
20 Agosto 2017 04:00:00
Por ellas… miel gracias
Día Nacional de las Abejas

El tema que nos ocupa este día es, desde luego, la celebración relativa al Día Nacional de las Abejas. Es debido al papel fundamental de nuestras amigas aladas que nos enorgullece dedicar un día como hoy a reconocer su valor en nuestras vidas.

La importancia de las abejas radica en que, junto con otras especies, aportan uno de los servicios ecosistémicos más fundamentales para la humanidad, tanto en lo ambiental como en lo social y económico; este servicio es la polinización.  Se estima que la ganancia económica mundial, asociada con la producción agrícola dependiente de polinizadores como las abejas oscila entre 60 y 125 billones de dólares, lo cual manifiesta la gran importancia y beneficios que las abejas nos proveen con sus servicios naturales. 

Las investigaciones señalan que el 90% de las 250 mil plantas con flor existentes en el planeta dependen de la polinización para asegurar su reproducción, diversidad y permanencia. 

De tal forma que la polinización realizada por las abejas nos permite contribuir a la soberanía alimentaria, ya que el 70% de los alimentos que necesitamos son producto de la polinización, además de mantener la salud de los ecosistemas, promover la diversidad biológica, así como fortalecer la economía local, regional y nacional.  No obstante, las abejas se enfrentan a amenazas cada vez mayores, que ponen en riesgo su existencia y con ello sus invaluables servicios: la deforestación, la fragmentación de hábitats, la agricultura no sustentable, el uso inapropiado de pesticidas, herbicidas e insecticidas, el pastoreo, las especies invasoras, los patógenos y desde luego, el cambio climático. Todas estas problemáticas contribuyen a la muerte del 30% de la población mundial de abejas cada año.

Por tales razones, es imperativo actuar oportunamente, sumar esfuerzos para la conservación de las abejas e impulsar la apicultura de manera sustentable. Es preciso destacar que, uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, el Objetivo 2, propone poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. La apicultura y los productos que derivan de las colmenas pueden ser aliados indispensables para lograr dicho Objetivo. 

De conformidad con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), se reconoce que los productos derivados de la colmena son: polen, cera, jalea real, propóleo y la miel. Estas sustancias desempeñan una función específica dentro de la misma y una vez extraídas tienen diversas aplicaciones en la gastronomía, farmacéutica y en la industria cosmética. Lo anterior representa una esfera de oportunidad productiva y sustentable. 

México produce anualmente entre 57 y 70 mil toneladas de miel, con lo cual el país se coloca como el séptimo productor a nivel mundial de este producto. Debe destacarse también que México ocupa el tercer lugar como exportador global de miel de abeja. Los principales compradores de miel mexicana son Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica, Suiza, Arabia Saudita, Países Bajos, Japón y España. 

Las entidades federativas con mayor producción de miel son: Yucatán, Campeche, Jalisco, Chiapas y Veracruz. No obstante, la apicultura en nuestro país atraviesa por una crisis sin precedentes al enfrentar una caída en la producción nacional de más del 50 por ciento. 

En años recientes, las ventas al extranjero de miel mexicana han alcanzado un valor de 93 millones 725 mil dólares, al comercializar un volumen de 29 mil 98 toneladas. Gracias a su calidad, la miel mexicana ha podido acceder, con gran aceptación, a diversos mercados internacionales. Además de su importancia para la productividad, la apicultura es una actividad de gran importancia social, ya que representa un sustento principalmente familiar, generando empleos, ingresos y valor agregado. Existen en nuestro país aproximadamente 41 mil 442 apicultores dedicados a la producción de miel de abeja, de estos, 23 mil se localizan en el sureste del país, representando fuentes de trabajo para una gran cantidad de mexicanos, de origen principalmente indígena.

La importancia de las abejas en el sector agrícola mexicano se deriva de que son los polinizadores más importantes de frutos, vegetales, flores y cultivos de relevancia comercial y, como ya había mencionado, más de un tercio de la producción agrícola mundial depende de la polinización de las abejas.

Para nuestro país, que representa el sexto lugar mundial en producción de miel de abeja, con un promedio de 57 mil toneladas anuales del vital endulzante, el declive en las poblaciones de este insecto representa un peligro para la subsistencia de miles de apicultores en todo México, así como la pérdida importante de ingresos por más de 130 millones de dólares, producto de la exportación de miel mexicana. De ahí que la apicultura juega un papel importante y constituye una actividad proveedora de materia prima para diversas industrias del orden nacional e internacional, además del ya señalado ingreso económico que representa para las familias mexicanas dedicadas al sector agropecuario. 

Por ello, es importante que las abejas no desaparezcan, pues no sólo aportan miel o jalea real, sino que son guardianas del ecosistema, porque son indispensables para la polinización, lo que permite la reproducción de las plantas, contribuye a la soberanía alimentaria y da sustento a las familias que se dedican a tan apreciable actividad. Amigos, los invito a crear conciencia, como siempre les digo, recuerden cuidar nuestro entorno, pues sólo tenemos un planeta. Nos leemos la próxima semana.

¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2