×
Químico del Amor
Químico del Amor
ver +

" Comentar Imprimir
20 Noviembre 2017 04:00:00
Por más que te esfuerzas, ¿la relación no funciona?
Este caso es enviado por una amiga de redes sociales. Tu esposa no quiere tener sexo contigo; tu esposo prefiere trabajar que estar contigo; tu novia se enoja con facilidad y es muy difícil complacerla; invitas a salir a la chica y te rechaza; no duras más de un año con tus novios; él tiene todo lo que quieres en un hombre, pero está casado; está contigo, pero en el fondo no puede olvidar a su ex.

Estos son algunos ejemplos de una relación desequilibrada en cuanto al afecto se refiere; uno de los dos tiene que esforzarse demasiado para ganar la aceptación de su pareja, mientras que la pareja en cuestión piensa que “merece algo mejor”; sin embargo, por el momento está bien: para no estar solo, para tener con quién salir, para que alguien pague las deudas.

Como se ha comentado en otras ocasiones, existen tres mecanismos neurológicos para elegir pareja: atracción, enamoramiento y amor duradero.

Un ejemplo de la etapa de atracción: la persona que se esfuerza demasiado para que lo quieran, de cinco pretendientes elige a la persona más atractiva físicamente, de preferencia que tenga un nivel de belleza muy superior al suyo.

Inconscientemente él o ella quiere batallar, pues además de que sea muy atractiva, elige a la persona que tiene menos interés en él/ella, y si además la persona elegida es sangrona, complicada, violenta, ¡qué mejor!, porque representa un reto mayor.

Nos han inculcado que lo más complicado trae una recompensa mayor. Este razonamiento no aplica para el amor, sólo en el estudio o el trabajo.

En el amor hay dos partes: la que te regalan y la que te ganas con esfuerzo. La que te regalan viene determinada por factores tan complejos como sustancias químicas (feromonas, por ejemplo), tu ADN, como te educaron en los primeros años de vida, que prácticamente cuando alguien te gusta mucho no sabes por qué, pero sientes un deseo enorme de pasar más tiempo con él y acercarte los más posible. A esto se le denomina atracción, es algo natural, se da o no se da.

No puedes obligar a una persona a que te regale algo que su cuerpo no siente, que no le nace. Hay un mito que dice “no me atrae mucho, pero aprenderé a quererlo con el tiempo”. Hay una diferencia abismal entre el amor y el cariño.

Por ejemplo: te puedes encariñar con una mascota, con tus compañeros de trabajo, es más, te puedes encariñar con tu auto o tu bolsa, es decir, te acostumbras a tenerlos cerca de ti, forman parte de tu mundo, pero no deseas a tu mascota, ni a tu auto, ni a tu bolsa.

Del mismo modo te puedes encariñar con una persona a la que no deseas en la intimidad, se convierte en tu apoyo, en tu compañero, tienen una vida estable, pero es costumbre, no amor.

La primera etapa es crucial en la elección de pareja, pues si la persona que te gusta se hace mucho del rogar para estar contigo, ¡elige a otro pretendiente! Hay tantas personas a las que les encantaría tener a alguien como tú a su lado, escucharte, acompañarte, besarte, entonces, ¿por qué elegir al más difícil de la lista?

La segunda fase de una relación amorosa es el enamoramiento. Comienza a las dos semanas en hombres y a las ocho en mujeres, y se termina a los cuatro años máximo o antes si tienes hijos en común. Si te esfuerzas mucho, tal vez esa persona poco interesada en ti decida “darte una oportunidad” de que la conquistes, y puede ser que tu relación sea muy bonita, porque después de tanto detalle se va a enamorar de ti.

Sin embargo, recuerda: el enamoramiento es ciego y se acaba para dar paso al amor verdadero, que observa y evalúa todos los defectos y virtudes.

Es decir, si eliges a alguien que al inicio te veía como su “peor es nada”, después de la segunda etapa te volverá a ver igual, o sea, como alguien inferior a él/ella y tendrás que mendigar amor, compañía, atención, respeto y sexo.

¿Quieres saber más? Facebook: el químico del amor. (En el muro encontrarás mucha información gratuita).

¿Infidelidad? ¿Celos? ¿Discuten demasiado? ¿No puedes olvidar a tu ex? ¿Ya te cansaste de buscar el amor? ¡Tengo la solución! Separa tu cita al 844 1000 862. Conferencias para escuelas y eventos privados.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2