×
Verónica Martínez García
Verónica Martínez García
ver +

" Comentar Imprimir
03 Julio 2017 04:00:00
Por primera vez
Las mujeres mexicanas somos muy aguerridas, y por encima de nuestras condiciones y a pesar de la adversidad, siempre hemos participado en los momentos más importantes de la historia de nuestro país.

Uno de esos momentos, que sin duda marcó el comienzo en la construcción de una sociedad más igualitaria, fue el derecho de las mujeres a votar por primera vez en las elecciones federales. El camino no fue fácil ni corto, por eso considero debemos recordarlo reconociendo su importancia histórica.

En 1910, el club femenil antireeleccionista Las Hijas de Cuauhtémoc –que participó en la lucha revolucionaria junto a Madero– se levanta en protesta para exigir la participación política de las mujeres mexicanas. Con la realización del primer Congreso Feminista en 1916, se redacta el acuerdo para demandar que se otorgue el derecho al voto ciudadano a las mujeres.

Fue hasta 1923 cuando se realiza el Primer Congreso Nacional Feminista donde se demanda la igualdad civil y se exige que además de votar, las mujeres pudieran ser elegibles en los cargos administrativos, con decreto de igualdad política y representación parlamentaria. Como consecuencia de este Congreso, las entidades federativas empiezan a otorgar el derecho a las mujeres de participar en la política local.

En 1937 el Presidente Lázaro Cárdenas reforma la Constitución, como primer paso, para que las mujeres obtuvieran ciudadanía. Al año siguiente la Reforma se aprueba y ese mismo año se hizo en la mayoría de los estados.

Para 1946 la Cámara de Diputados aprueba la iniciativa enviada por el presidente Miguel Alemán, para que en las elecciones municipales participen las mujeres en igualdad de condiciones que los hombres, con el derecho a votar y ser elegidas.

1952 es el año en surge uno de los acontecimientos claves y que se considera el más importante para el inicio de la transformación. Más de 20 mil mujeres se congregaron en el parque “18 de Marzo” de la Ciudad de México, para demandar al candidato presidencial Adolfo Ruiz Cortines, que plasmara en la Constitución, el derecho de las mexicanas a votar y ser electas. El candidato Ruiz Cortines se comprometió, y un año después, ya como presidente, promulgó las reformas constitucionales que otorgaron el voto a las mujeres en el ámbito federal.

En 1953 se reconoce el derecho al sufragio femenino y en las elecciones del 3 de julio de 1955 acuden por primera vez a las urnas a emitir su voto.

Ese largo camino hoy rinde frutos. En Coahuila, 15 de los 38 municipios serán gobernados por mujeres y 13 serán diputadas en el Congreso local. Como mujer, como dirigente de mi partido y como legisladora seguiré promoviendo el desarrollo y superación de las mujeres, su empoderamiento, el respeto a sus derechos y consolidar la apertura de más espacios y oportunidades para ellas.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2