×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
09 Abril 2018 04:00:00
¿Por qué a Iguala?
Una de las preguntas más importantes sobre los hechos de Iguala es qué hacían ahí los normalistas de Ayotzinapa el 26 de septiembre de 2014. La explicación oficial del movimiento, que estaban pidiendo dinero para acudir después a la manifestación del 2 de octubre en la Ciudad de México, no tiene mucho sentido. Los estudiantes solían recabar dinero en Chilpancingo, donde se movían en terreno conocido, y no tenían que dar un desvío enorme a Iguala para ir a México. Además, faltaba una semana para el 2 de octubre. ¿Qué iban a hacer en ese tiempo? ¿Turismo?

El presidente municipal de Iguala, Jesús Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda, pensaban que el propósito era irrumpir en el informe de actividades del DIF que habría de servir para impulsar la candidatura de Pineda para suceder a su esposo. La Policía Municipal recibió la orden de detener a los estudiantes, que habían robado autobuses en Chilpancingo e Iguala, pero los normalistas han negado que siquiera supieran que la primera dama tenía el evento.

Quizá la clave radique en Omar Vázquez Arellano, que utilizaba también otros seudónimos y cuyo verdadero nombre es Manuel Vázquez Arellano. Este joven después se autodenominaría el 44, el otro de los 43 desaparecidos. Vázquez Arellano no era estudiante de Ayotzinapa, pero sí miembro del Comité Estudiantil que determina las actividades políticas de los normalistas. Era hermano de Narciso Vázquez Arellano, miembro del grupo criminal Los Rojos fallecido en un enfrentamiento en Carrizalillo, municipio de Eduardo Neri, el 1 de junio de ese 2014.

La noche del 26 de septiembre, el estudiante que al parecer dio la instrucción de ir a Iguala, Bernardo Flores Alcaraz, “El Cochiloco”, estuvo en comunicación telefónica con Omar Vázquez Arellano y le pidió refuerzos porque, dijo, “nos están matando”. Vázquez Arellano llegó a Iguala en una camioneta blanca con otros jóvenes, pero ya los estaban esperando y los recibieron a balazos. César Nava, subjefe de la Policía de Cocula, informó al grupo de Guerreros Unidos: “Ya llegó el hermano del Rojo que mataron en Carrizalillo”.

Vázquez Arellano fue uno de los sobrevivientes que el movimiento de Ayotzinapa presentaría después en reuniones para pedir apoyo. Varias veces dio su versión de los hechos, pero se negaba a declarar ante la PGR, cosa que hizo finalmente un año después. Entre sus abogados estaban el chileno Francisco Cox, del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, el GIEI, y Vidulfo Rosales, uno de los activistas que encabezan el movimiento. Cuando surgió la información sobre el parentesco de Vázquez Arellano con el integrante de Los Rojos, los líderes lo dejaron de incluir en las presentaciones.

Es difícil saber si algún normalista estaba vinculado con Los Rojos. Los señalamientos más serios apuntan al “Cochiloco” y a Vázquez Arellano. De lo que no hay duda es que los líderes de Guerreros Unidos estaban convencidos y por eso ordenaron la ejecución.

Los líderes de Ayotzinapa han exigido que se suspenda esa línea de investigación. Han buscado desacreditar todo el expediente acusando a la PGR de haber torturado a los delincuentes y policías detenidos. Lo peor es que la PGR parece haber cedido a la presión política y abandonado la hipótesis, pero esto deja enormes huecos en la historia. Uno de ellos es por qué los normalistas fueron enviados a Iguala en primer lugar.

VIGILANCIA EXTRANJERA

La Fiscalía de Roma ha abierto una investigación sobre el asesinato del italiano Alberto Villani en Tlaltizapán. La fiscalía de Morelos había declarado que Villani tenía antecedes penales en Italia. Ahora resulta que no. Otra investigación mexicana estará sometida a vigilancia extranjera.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2