×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
22 Junio 2018 04:00:00
¿Por qué participar?
Estamos a menos de 10 días de las elecciones, tiempo suficiente para comparar y conocer más las propuestas de los candidatos, ya que sólo así podremos llegar a la urna y emitir un voto libre e informado.

De igual forma, es ahora el tiempo justo para reconocer que sólo con nuestra participación reflexiva y comprometida lograremos que este proceso eleccionario represente un verdadero paso para la construcción de un estado democrático, el cual, por desgracia, jamás ha podido construirse sólidamente por causa de la poca cooperación de los ciudadanos.

Debemos entender que la participación ciudadana es el corazón de la democracia y sólo así puede concebirse dicha palabra, es decir, no puede haber democracia sin la presencia de los ciudadanos en la política.

No debemos permitirnos el pensar que no pasa nada si no nos implicamos en los asuntos públicos y seguir quejándonos luego de que la sociedad mexicana no tiene poder en el entablado político. Desde hoy debemos imponernos como meta el participar cada día más en las decisiones de estado, pero además transmitir la importancia de nuestra participación política, ya que el único tipo de democracia que puede existir es el que nace continuamente del pueblo.

Así pues, bajo las anteriores premisas, no nos queda otra que reconocer que el futuro de nuestro país está en nuestras manos y que dependerá enteramente de nosotros el dejar atrás procesos electorales cuestionados por su falta de legitimidad, para pasar a procesos electorales transparentes, equitativos y sobre todo socialmente legitimados con nuestra participación, que es la parte más importante.

Sólo con nuestra intervención lograremos que las autoridades electorales entiendan que nosotros ya no nos conformamos sólo con el cumplimiento de la Ley Electoral, sino que ahora y después de tan triste y lamentable desempeño de nuestros actuales gobernantes y representantes en todos los niveles de gobierno y legislativos, exigimos actores políticos verdaderamente comprometidos; autoridades electorales competentes y justas, pero sobre todo gobiernos que no se entrometan en las decisiones que sólo a la sociedad le corresponde tomar.

Es ahora, justo cuando estamos en una coyuntura delicada, ante una profunda crisis de valores en nuestros políticos, una administración pública plagada de corrupción que sólo ofrece una extrema inseguridad pública y social, que nos tiene pisado el fondo, por lo que no nos queda más que convertir este escenario en un escenario de oportunidades.

Los mexicanos tenemos décadas luchando contra la corrupción que se ha establecido en todas las instituciones públicas, por lo que no debemos dejar pasar esta valiosa oportunidad para obligar con nuestros votos tanto a los partidos políticos como a las autoridades electorales que luchen con nosotros.

Si participamos decididamente en esta elección, el próximo 1 de julio será importante y crucial para los mexicanos, pero mucho más importantes serán los días siguientes al mismo, en los cuales habrán de conformarse las nuevas fuerzas políticas del estado, ahora sí, legitimadas por la ciudadanía. De ser así, el despertar del mañana tendrá una nueva mayoría, la del poder del pueblo, por lo que deberemos estar listos para asumirla, empezando por obligar a los electos a obedecer fielmente nuestro mandato.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2