×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
23 Enero 2018 04:00:00
Porque soy mexicano
El cineasta Guillermo del Toro es un genio. Eso ya lo sabes tú, lo sabe Hollywood y lo sabe el mundo. Hace poco, luego de ganar el Globo de Oro como Mejor Director, le preguntaron cómo le hacía para encontrar el balance entre contar historias del lado oscuro, de terror, y, al mismo tiempo, ser una persona tan alegre. Su respuesta fue fantástica: “porque soy mexicano”. Prácticamente no hay pregunta que no pueda responderse así.

¿Por qué comes pan después de un susto? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que el limón corta la grasa? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que esta vez sí te sacarás el Melate y podrás comprarle una casa tu madre? Porque soy mexicano. ¿Por qué crees que es prudente meter un tamal entre dos panes y comértelo? Porque soy mexicano.

Son muchas las preguntas que se me ocurren: ¿Por qué te espanta más que México no vaya al Mundial, a que dejen un reguero de cadáveres en plena calle? ¿Por qué no eres puntual ni para llegar a tu velorio? ¿Por qué crees que el Gobierno debe resolverte todos los problemas? ¿Por qué hasta para ir al cine haces un nuevo grupo de WhatsApp? ¿Por qué votarías por López Obrador si ya habla como tu tía la que tiene Alzheimer? ¿Por qué te tragas 25 tacos y pides coca light? ¿Por qué diablos volverías a votar por el PRI? En serio, ¿por qué? ¿Por qué supones que el tequila es realmente un remedio contra la gripa si es alcohol? ¿Por qué crees votarías por Ricardo Anaya si cada vez que habla en inglés suena más mamila que un anuncio de Evenflo? ¿Por qué comes frituras de maíz revueltas con salsa y a ves hasta cuerito y los llamas “Dorilocos”? ¿Por qué sigues cantando despacito? ¿Por qué le pones limón a todo? ¿Por qué dices “voy retrasado” cuando ni siquiera has salido de tu casa? ¿Por qué sigues bailando “No rompas más, mi pobre corazón” en las bodas? ¿Por qué, pese a todo, te sientes tan chingón?

Y tú, ¿a qué pregunta responderías “porque soy mexicano”?

¡Qué barato!

Para como están las cosas, la fiscalización de las campañas electorales debería estar a cargo de Lagrimita, aquel payaso que salía diciendo: “¡Qué barato!, ¡qué barato!”.

Y es que según los reportes que han entregado los precandidatos al INE, ¡no está gastando nada! Una de dos: o Andrés Manuel López Obrador, José Antonio Meade y Ricardo Anaya resultaron ser muy ahorradores y austeros; o, de plano, nos quieren ver la cara de pendejos.

Según el reporte que dio a conocer el consejero Ciro Murayama, los gastos reportados por los presidenciables no tienen la menor noción de madre, pues en realidad parecen cifras sacadas de algún cuento para niños. ¿O a poco tú le crees a AMLO que sólo se gasta 23 mil pesos al día? Toma en cuenta que esa lana es para pagar boletos de avión, comidas y alojamiento de él y de su equipo; transporte en camionetas blindadas a los mítines, renta de lonas, mesas, sillas y equipo de sonido; además de la producción de comerciales para internet, radio y televisión; así como los miles de bots que le hacen el caldo gordo en redes sociales. Si esa cifra es ridícula, la de Ricardo Anaya es todavía peor: según el panista, solamente gasta ¡172 pesos al día!

En tanto, José Antonio Meade también se hace de la boca chiquita, pues si bien reconoce una cantidad mayor que los otros dos, los 122 mil pesos que reporta de gasto diario no le alcanzan ni para las propinas que dejan sus estrategas en los restaurantes.

¿Será mucho pedir que tengan tantita madre? Tantita.

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6