×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
07 Febrero 2018 04:00:00
Prensa fifí
¿De qué ha servido, me pregunto, el esfuerzo de Andrés Manuel López Obrador en sus spots oficiales para distanciarse de Donald Trump si a la primera provocación cae en la tentación de actuar como el presidente estadunidense y descalifica a quien lo critica? Para Trump y para López Obrador todo cuestionamiento es producto de mala fe o de corrupción.

Este 5 de febrero López Obrador respondió en Twitter a un artículo crítico: “Hace tiempo que Jesús Silva-Herzog Márquez me cuestiona con conjeturas de toda índole. Hoy, en el periódico Reforma, me acusa sin motivo de oportunista. Ni modo, son tiempos de enfrentar a la mafia del poder, a sus secuaces y articulistas conservadores con apariencia de liberales”.

No es la primera vez que López Obrador reacciona con ira y descalifica a los medios o a los periodistas que lo critican. El pasado 29 de agosto, después de un artículo sobre la opaca encuesta que le dio a Claudia Sheinbaum la candidatura de Morena a la jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, el candidato acusó en Twitter: “Reforma trae campaña contra Morena. Nos acusan de opacidad, creen que somos como sus amigos de la mafia del poder. Prensa fifí, alquilada y deshonesta”.

Con anterioridad, el 24 de agosto, tuiteó sobre el mismo tema: “Los del Reforma parecen alumnos de Goebbels, quien decía: una mentira que se repite muchas veces puede convertirse en verdad. ¿Y la ética?”. A El Universal lo cuestionó el 25 de abril por haber dado a conocer que Delfina Gómez se otorgó bonos por 150 mil pesos durante su gestión como presidenta municipal de Texcoco: “El Universal no cambia: defendieron a las petroleras extranjeras; ocultaron los muertos del 68 y siguen de gacetilleros del régimen. Lástima”.

La actitud de López Obrador no es muy distinta que la de Trump, que tuitea constantemente sobre los “medios deshonestos” o de “fake news” que lo cuestionan. Este pasado mes de enero, Trump presentó sus Corrupt Media Awards para burlarse de los medios que han ofrecido cobertura crítica sobre su gestión como presidente de los Estados Unidos. El New York Times –calificado por Trump siempre como failing, desfalleciente o quebrado– es el periódico que presenta como punta de lanza de la conspiración en su contra. Es la prensa fifí, manipulada por la mafia del poder, de Trump.

López Obrador cuestionó también este 5 de febrero a Enrique Krauze, quien había salido en defensa de Silva-Herzog: “Enrique Krauze: en buena lid y con todo respeto, tú también eres de aquellos profundamente conservadores y que simulan, con apariencia de liberales. Y por supuesto que acepto la crítica y respeto el derecho a disentir.”

Como jefe de Gobierno de la Ciudad de México, López Obrador no ejerció ni censura ni actos de presión contra medios de comunicación. Por el contrario, fue entonces, como lo es ahora, un verdadero maestro para atraer la atención de los medios y definir la agenda política. Sus reacciones a la crítica parecen más una reacción automática y emocional que un intento por establecer un régimen de censura. Pero no le ayuda actuar de igual manera que Trump ante los cuestionamientos.

Las críticas no son producto de una mafia del poder. Mucha gente tiene preocupaciones legítimas sobre las propuestas y declaraciones de López Obrador, quien debe darse cuenta de que no todo cuestionamiento es una agresión. Si llega a ser Presidente, las críticas no harán más que multiplicarse.

BURBUJA

El desplome de los mercados bursátiles que empezó el 5 de febrero fue un ajuste natural. La Reserva Federal y otros bancos centrales han mantenido tasas de interés artificialmente bajas, lo que ha generado una burbuja en los precios de las acciones. El rebote de ayer sugiere que la economía mundial está sana.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6