×
Carlos Ramírez
Carlos Ramírez
ver +
Nacido en la ciudad de Oaxaca en 1951, Carlos Ramírez comenzó su vida profesional en el periodismo en 1972. Y desde entonces ha estado ininterrumpidamente en el periodismo mexicano. Además de la práctica periodística, ha sido profesor de periodismo en la Universidad Nacional Autónoma de México y en la Universidad Iberoamericana, además de ser un conferencista cotidiano en universidades de todo el país.

" Comentar Imprimir
19 Diciembre 2018 04:00:00
Presupuesto 2019: No habrá 4T, tampoco nuevo proyecto de nación
El análisis del contenido del ingreso-gasto 2019 y los tiempos políticos sexenales han dejado en claro una certeza: No hay ni habrá 4ª Transformación; la política económica/modelo de desarrollo/Estado de bienestar que se deriva del presupuesto es un híbrido de neoliberalismo con asistencialismo mínimo.

El principal pivote de la estrategia de desarrollo del gobierno de López Obrador es el desarrollo energético, pero en un ciclo largo hacia delante de inestabilidad en el mercado petrolero. A cambio, el proyecto presupuestal hace un recorte al sector público, campo, industria, educación, servicios y turismo. La cuenta no sale: A cambio de beneficiar a jóvenes sin empleo y población vulnerable no productiva, las restricciones afectan a los principales sectores del desarrollo productivo.

El detonador energético solo funcionaría, y no se ve que pudiera ser así por la declinación del sector a nivel internacional, si el Estado tuviera una planta productiva propia; por tanto, la autosuficiencia energética beneficiaría a un sector privado hacia el cual el Estado carece de una propuesta de modernización, reconversión industrial y control fiscal.

En todo caso, el control energético por el Estado dotaría al gobierno --en caso de que el mercado internacional cambiara de nuevo hacia el consumo de combustibles fósiles-- de recursos para financiar sus programas asistencialistas improductivos; mientras ello ocurre, ese gasto social será financiado con recortes de salarios públicos, baja en programas de inversión y desvió de recursos fiscales.

Toda estrategia de desarrollo se basa en tres variables articuladas: Política económica/modelo de desarrollo/Estado de bienestar. Así ha sido con los ciclos del desarrollo nacional: Sustitución de importaciones, desarrollo estabilizador, desarrollo compartido, neoliberalismo de mercado y globalización. La propuesta populista de López Obrador se resume a un compromiso del Estado con sectores vulnerables, apoyos directos sin efecto multiplicador en la economía y acción del Estado en el sector energético.

López Obrador tuvo cuando menos dos años --desde que arrancó su certeza de que ganaría las elecciones-- para redefinir el proyecto nacional; pero sus libros y múltiples listas de propuestas de gobierno resultaron meros voluntarismos políticos de campaña. Sus asesores económicos nunca tuvieron el apoyo necesario para reflexionar el cambio de modelo de desarrollo. Sus ataques al neoliberalismo fueron solo retóricas de campaña, vista ahora su propuesta económica basada en toda la ideología neoliberal.

El único acierto de López Obrador fue su discurso contra el agotamiento del modelo neoliberal, pero lo hizo más por convicción política que por enfoque de estadista sobre los escenarios del desarrollo. La crisis estadounidense del 2008 agotó el periodo de vigencia de la globalización financiera y orilló al mundo capitalista a encontrar un nuevo modelo de desarrollo. La decisión de los principales países fue la de insistir en la globalización.

López Obrador tuvo ante sí el desafío de encontrar un nuevo modelo de desarrollo; pero toda su expectativa de 4T se perdió con el papel activo del equipo lopezobradorista en la renegociación del Tratado de Comercio Libre y darle una salida aún menos benéfica para el desarrollo mexicano.

El problema de López Obrador ha sido su personalismo dominante. A partir del control del escenario político, debió haber reunido a grupos de economistas y politólogos para buscar un nuevo camino para salir de la crisis por el agotamiento de los tres pilares del proyecto nacional: Sistema político/régimen de gobierno/Estado constitucional. Y para redefinir las tres variables del sistema productivo: Estado/sector privado/equidad social.

En este contexto, la propuesta de ingreso-gasto para 2019 demostró que la crisis le quedó grande a López Obrador; y que su objetivo no será buscar un nuevo proyecto nacional sino solo cumplir con sus promesas sociales de campaña. Por eso su primer año se ahogará en la política presupuestal de la cobija encogida: Para cobijar a nuevos beneficiarios del gobierno, tuvo que descobijar a otros.

La ley de ingresos y el presupuesto de egresos representaron la principal pérdida de oportunidad del país para encontrar una alternativa a la crisis de modelo de desarrollo estatista (1934-1982) y neoliberal (1983-2018); la propuesta económica del primer año ofreció la imagen de un híbrido de populismo por el gasto social y de neoliberalismo por la estabilidad macroeconómica antiinflacionaria. Como este modelo se va a mantener un sexenio, entones el paso de López Obrador por la presidencia de la República será irrelevante vis a vis las expectativas que explayó.

Más que transformador, el gobierno de López Obrador será continuador del largo ciclo definido en la Constitución de 1917: Populismo al servicio del capitalismo.

Política para dummies: La política es el instrumento para conciliar intereses, no para polarizarlos.


http://indicadorpolitico.mx
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
@carlosramirezh
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2