×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
20 Marzo 2018 04:00:00
PRI: las listas del agravio
Como si le faltara un clavo a la muy frágil situación interna del PRI, las listas que este fin de semana se definieron para las posiciones plurinominales ahondaron aún más las grietas y fracturas en la simulada unidad interna y dejaron un “priismo agraviado”, que se reflejará en más renuncias y menos votos para el viejo partido. El reparto de posiciones no correspondió a una lógica interna de representación y equilibrio de todos los grupos, sino a los intereses de un solo grupo dominante: el ITAM-Hacienda-Edomex, que al colocar en las mejores posiciones a incondicionales y amigos, no sólo relegó y omitió a otros liderazgos políticos del viejo partido, sino que confirmó con estas listas que, en su lógica tecnócrata, el partido les pertenece, pues junto con su coordinador Aurelio Nuño, definió nombres y posiciones y manejó a distancia y en todo momento la definición de las listas que por una extraña secrecía, pero también por miedo a que una rebelión de inconformes intentara tomar la sede nacional priista, se trasladó a Toluca, a la sede estatal del Estado de México en donde, a puerta cerrada y aislados con seguridad, el blindaje mexiquense permitió la sesión de una Comisión Política incompleta a la que no asistieron varios integrantes de peso que expresaron con su ausencia su molestia con las formas y el manejo de los listados de candidatos.

No acudieron a Toluca, a pesar de estar convocados, entre otros ausentes, Manlio Fabio Beltrones, exlíder nacional y el exsecretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong. Justo el que fue designado por Meade “coordinador de las campañas del PRI al Senado”, no participó en las votaciones simuladas y a mano alzada de los nombres que fue presentando Enrique Ochoa –en todo momento coucheado y tarjeteado por Aurelio Nuño– y tal vez por eso lo relegaron de la primera posición de las listas hasta el cuarto sitio, incluso por debajo de la ex subsecretaria de Hacienda y colaboradora cercana de Meade, Vanessa Rubio, quien sin ninguna experiencia política previa ya aseguró un escaño en el Senado.

Fueron casi 10 horas de una sesión manejada a distancia por el candidato presidencial “ciudadano” y su equipo, lapso durante el cual los arreglos cupulares contrastaban con las expresiones de inconformidad y rechazo a los nombres que se iban filtrando en varios estados y a nivel central. Por la noche, al estilo silencioso de los priistas, la molestia crecía en chats y mensajes en los que el común denominador eran las quejas y expresiones de un priismo que se decía, una vez más, “agraviado y desplazado” por los que llamaban irónicamente “los nuevos dueños del partido” en alusión a Meade y sus cercanos.

Y es que, por ejemplo en las listas del Senado, en donde con las actuales tendencias de votación el PRI apenas lograría meter como plurinominales a unos 8 senadores, entre el candidato presidencial y el grupo mexiquense se apoderaron de 4 de esas ocho posiciones seguras con Vanessa Rubio, Lorena Cruz, Eruviel Ávila, Jorge Estefan. El resto fue para Claudia Ruiz Massieu, Osorio Chong, Beatriz Paredes y el enfermo líder de la CTM, Carlos Aceves del Olmo. Algo similar pasó en las listas de diputados plurinominales, donde las primeras posiciones, del 1 al 5 que serían las más seguras para llegar a San Lázaro, están ocupadas igual por cercanos a los grupos de Meade, Peña y hasta Aurelio Nuño. Es el caso de la Quinta Circuscripsión con Enrique Ochoa en la primera posición –de quien dicen asistentes que en la reunión de la Comisión Política del domingo no abogó por nadie, pero sí defendió con todo su propia postulación–, 2. Ana Lilia Herrera, 3. Luis Miranda, 4. Marcela Velasco González, prima del presidente Peña y 5. Brasil Alberto Acosta, líder Antorchista en el Edomex, y hasta Ximena Puente en el 6, quien fuera presidenta del supuestamente autónomo Instituto Nacional de Transparencia y Protección de Datos. También entraron en lugares privilegiados Fernando Galindo, actual subsecretario de Egresos Hacienda y parte del equipo de Meade; Cinthya López Castro, cercana a Aurelio Nuño y quien además es actualmente plurinominal en la Asamblea del DF, por lo que según el artículo 212 de los Estatutos del PRI no podría ser otra vez candidata plurinominal, lo que hace que otros priistas ya preparen impugnaciones a su candidatura, pues viola la reforma “antichapulín” aprobada por la Asamblea y ratificada por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Como ya se esperaba, los pocos espacios, ante la baja votación que tendría el PRI y el agandalle del grupo de Meade y los mexiquenses, harán que las listas ahonden las divisiones internas en un PRI que, aunque con fracturas silenciosas por ahora, pagará esos costos en una merma histórica en su votación nacional que podría llevarlo a convertirse en tercera o cuarta fuerza
política.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2