×
Verónica Marroquín
Verónica Marroquín
ver +

" Comentar Imprimir
21 Enero 2018 04:05:00
¿Problemas de pareja?
QUERIDOS AMIGOS: Un gusto saludarlos en este domingo y compartirles el tema de esta semana, ¿problemas de pareja?

Todos los seres humanos tenemos distintas formas de pensamientos, formas de ser y actuar, al no entenderlo y aceptarlo puede crear conflictos en la convivencia sana, y en las parejas es muy común que esto lleve a tener serios problemas de comunicación, entre otros.

La importancia de vivir en armonía es prioritario y más con nuestra pareja en el entendido que comparten un hogar, nadie estamos exentos de tener problemas, sin embargo el verdadero problema serían las reacciones y actitudes que ambos tendrían para solucionar sus desavenencias de pareja.

Últimamente pareciera que en lugar de ser parejas, son disparejas y con una lucha de poderes, sin tolerancia alguna por el otro, sin paciencia y violencia de todo tipo, olvidando el amor y el respeto que debe imperar en toda relación humana, y de ahí la confianza por añadidura.

Primero hay que tomar en cuenta que cada individuo, tiene diferente educación, creencias, costumbres, profesión, religión, vivencias, experiencias de vida y distintas formas de pensamiento.

Por lo cual cuando se va a vivir con una pareja, ya sea en unión libre, matrimonio legal o unidos por rituales de alguna religión, en los católicos unidos por el sacramento del Matrimonio, la prioridad es el respeto ante todas estas diferencias, por eso es importante que convivan mucho antes de unir sus vidas en varios escenarios para conocerse a fondo.

Algunas preguntas reflexivas serían: ¿Qué tengo yo para ofrecerle a mi pareja? amor, tiempo, cuidados, paciencia, tolerancia, aceptación, perdón, respeto a la individualización, convivencia, proyectos en común, crecimiento profesional, espiritual.

En una relación de pareja debe haber reciprocidad, esperar a conocerse bien sin crear falsas expectativas, algunos se ilusionan antes de conocerse bien, producto de su imaginación, idealizando a la pareja, es prioridad conocer las debilidades y los defectos de cada quien, vicios, sueños, etc. para ver si es compatible todo ello para iniciar una vida juntos. Y estar dispuestos a vivir en armonía y aceptación.

La comunicación asertiva es prioritaria en todo tipo de relaciones personales, ya que de ahí emanan los malos entendidos y desencadenan grandes discusiones que se podrían evitar, pues en personas violentas los desenlaces llegan a finales muy desafortunados.

Cuando las parejas se gritan, se ofenden, se ignoran, se retan, son conductas violentas aunque desafortunadamente sean muy comunes. Y no se diga delante de los hijos.

Recordemos que los niños aprenden con el ejemplo que ven en casa y los adolescentes pueden recurrir a amistades nocivas o ciertos vicios para escapar de la violencia que viven en casa, una salida momentánea y errónea, claro.

Después puede salir contraproducente, ya que entrar al camino de las drogas, por ejemplo, sabemos que es una experiencia terrible.

Hablando en los peores escenarios, no es una regla por supuesto. Hay hijos que maduran y por el contrario sorprenden con su buen razonamiento y madurez, más que los propios padres.

Lo que se recomienda es prevenir estas conductas nada sanas, con amor, respeto, armonía, paz, comunicación asertiva, compañerismo, tolerancia, paciencia, etcétera.

Es muy fácil decirlo, por supuesto, hacerlo no tanto en parejas beligerantes, es decir conflictivas y violentas, sí uno de los cónyuges tiene este problema de violencia habrá que acudir a instancias legales y psicológicas, ya que no es fácil salir de este círculo de violencia que cada día azota más a las parejas y familias.

Lo común no quiere decir que sea normal, la violencia jamás será justificada.

Propiciemos en nuestro hogar vivir en armonía, hablarse sin palabras altisonantes, en lugar de decir “vieja” a su pareja aunque sea de cariño, es más lindo escuchar tu nombre o un mi amor, mi vida, o cariño, la recomendación es hablar con amor.

Rescatar los valores y lo que los enamoró, si están en un círculo de violencia, con problemas de pareja, por favor acudan a solicitar ayuda profesional.

Rescaten su matrimonio, su relación de pareja podrá tener solución y si no la hubiera, por lo menos sanen del alma cada uno, sin odios, y rencores, que sólo acaban con la paz del alma.

Preferible cortar por lo sano y no hacerse más daño.

Agotar las instancias, algo importante, cuando hay violencia intrafamiliar hay que acudir a demandar a la persona que las violenta o los violenta, ya que es un delito.

Todos necesitamos de una vida de amor y de paz. Esa paz amigos queridos no debemos permitir por ninguna causa perderla jamás.

Si no tienes eso en tu vida, solicita ayuda, podremos ayudar si así ustedes lo requieran. Es muy doloroso y triste vivir como perros y gatos amigos, venimos a amar y a ser amados, a servir y poner todo de nuestra parte para vivir en armonía, sentir amor, y por amor, tratarnos con respeto cuidando siempre la dignidad en todo momento.

La lucha de poderes en una pareja en particular no dejará nada bueno, sino todo lo contrario.

Recuerden, familia que reza unida en amor, se mantiene unida en la Fe en Dios.

Mando un saludo a la señora Aurora, gracias por leerme cada domingo y sus palabras tan bellas para una servidora, así mismo bendiciones a ella y su familia, a todos mis queridos amigos que me hacen el honor de regalarme unos minutos de su preciado tiempo y leer esta columna que lleva amor al prójimo.

Aquí seguimos a sus órdenes amigos, un abrazo fraterno, hasta la próxima, Diosito por delante. Su amiga Verónica.


Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2