×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
22 Abril 2017 04:00:00
Procesos electorales
Diversos estados del país, entre ellos Coahuila, se encuentran viviendo un nuevo proceso electoral. Los ciudadanos, a querer o no, padeciendo el “bombardeo” frecuente que significa una campaña donde los partidos políticos, a través de sus candidatos, manifiestan sus propuestas además de una serie de promesas.

Promesas, que quizás no se cumplan cuando llegan al poder. ¿Cómo creer en lo que se ofrece si tantas veces el ciudadano ha sido engañado, manipulado pero sobre todo, traicionado?
Un cargo público es una verdadera oportunidad para servir al pueblo, a la sociedad a la cual pertenece un funcionario. Lamentablemente han convertido esos cargos en verdadero botín; no todos pero no pocos.

Ver a individuos que obtuvieron una representación a través del voto ciudadano, ostentando una gran fortuna, surge la duda, la especulación, la desconfianza y el desprecio a esa clase de vividores.

Es a ellos, a quienes han traicionado la confianza de los ciudadanos, a quienes no se les debe permitir acceder al poder. Si ya se dieron a conocer ¿Por qué se les debe tomar nuevamente en
cuenta?
No cabe duda que el ciudadano ha sido la burla de partidos políticos que se confabulan con lo que dicen repudiar y que por sí solos no lograrían un triunfo.
¿Por qué creer en ellos? ¿Qué oferta sincera pueden ofrecer?
Nuestro México, hoy empobrecido por tanto saqueo, padece de una partidocracia extrema. No se comprende por qué la existencia de tantos partidos políticos que no representan a nadie más que a sus propios
intereses.

Partidos llamados “familiares” porque eso son algunos de ellos. ¿Qué han hecho por el país sus fundadores? ¿Qué historia digna de contar nos pueden ofrecer? La verdad, ninguna.

Existe un tope de campaña. La pregunta sería ¿Se cumple? ¿Estamos seguros que así es. ¿Por qué tantos políticos en este país empobrecido con derroche en elecciones?
El ciudadano no está de acuerdo con el despilfarro que existe durante las campañas. ¡Por supuesto que no¡ Cómo habría de estar de acuerdo si el dinero otorgado a partidos proviene de los impuestos. La verdad no se vale.

No es aceptable el gasto excesivo por una sencilla razón: existen demasiadas carencias en nuestro país, una de ellas y muy importante, la falta de medicamentos en los centros
hospitalarios.

Definitivamente no hay razón para la existencia y permanencia de tantos partidos políticos. Nada tiene que ver con la democracia y quienes integran o pertenecen a esos grupos políticos lo saben perfectamente.

Si realmente amaran a México como afirman, se afiliarían al partido que más los convenciera, a uno de los “grandes”, o con el que mejor se identificaran.

Llevarían propuestas nuevas y tratarían de cambiar lo negativo.

Desafortunadamente importa más ir tras el poder, sirviendo de alguna manera a algún partido y no al país.

Lo hacen por una sencilla razón, se carece de ideología, de verdadero liderazgo, saben que nadie los conoce por lo tanto no convencen. Y se alinean para irse con el que consideran habrá de darles la sobrevivencia
política.

Vergonzoso ¿No cree usted? Porque se prestan a representar una verdadera farsa electoral. Engañando y burlándose de electores, afortunadamente no de todos.
“Divide y vencerás”, una máxima que en ocasiones resulta cierta. Puede ser una estrategia de algún partido para descontrolar al electorado que se puede ir con la finta a la hora de emitir su voto.

Lamentablemente hoy en día el ciudadano está tan decepcionado que no se da cuenta de las trampas electoreras. La decepción obviamente tiene fundamento. Corrupción e impunidad que han ido de la mano siempre; ladrones despreciables han saqueado al país, sin que haya un poder real que los haga pagar por sus fechorías.

Dejar de ir a las urnas no es la solución. Por el contrario, la participación ciudadana es importante. Votar es un derecho y un deber de todos los ciudadanos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2