×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
26 Julio 2017 04:00:00
» Procuraduría inútil
A los extraditados, en México, suele irles muy bien. Incluso el célebre Arturo Durazo Moreno, “El Negro”, quien fue detenido en Puerto Rico en 1984, dos años después de que cesara su ilimitado poder en “los tiempos” de José López Portillo, y cuyo proceso costó al Gobierno mexicano un millón de dólares de esa época, pudo salir libre ocho años después, sin terminar de purgar su condena en atención a su salud y a las secuelas y vacíos dejados por la Procuraduría General para cumplir así el mandato, no escrito, de preservar y proteger a los hijos del sistema más sucios. A otros, de menor calado, como el ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, se les deja pudrirse, ahora en una prisión de Morelos, dieciocho años después de su peliculesca aprehensión.

No fue así el caso de Ángel Isidoro Rodríguez, ex director de Banpaís, y buscado por todo el mundo durante largo tiempo, quien solo visitó la prisión en México unos días después de haber llegado... ¡tras cinco años de encarcelamiento en España! Deben haberse reído a carcajadas allende el océano al enterarse de que retuvieron a un personaje con el poder suficiente para resolver las causas de fraude a él imputadas, sobre todo la defraudación fiscal, para que sólo fuera parte de una parodia al llegar a su tierra en donde tanto se
escandalizó su persecución.

Luego me diría “El Divino” que le daba gran orgullo ser saludado e interceptado por las calles por miles de personas que lo reconocían –no había “selfies” entonces y todos éramos menos infelices-, para vitorearlo por haber dejado a la justicia con un palmo de narices. Otro caso fue el del último regente del Distrito Federal, Óscar Espinosa Villarreal, quien fue buscado desde 1997 tras dejar la titularidad de Turismo –donde suelen anidar los protegidos, como los Ruiz Massieu y los De la Madrid-, y capturado en Nicaragua en donde logró ser asilado político. Cuando volvió a México no hubo siquiera necesidad de que fuera puesto tras las rejas.

De hecho, los extraditados suelen apegarse a esta fórmula para librar cargos de mayor responsabilidad como ocurre hoy con el execrable veracruzano Javier Duarte de Ochoa, señalado por delincuencia organizada y lavado de dinero –únicos delito por los cuales puede ser procesado de acuerdo a los tratados internacionales-, y no por los asesinatos negligentes de los niños con cáncer ni por el oprobio criminal de sus venganzas contra los periodistas que lo cuestionaron. De esta manera todavía tiene recursos a la mano, por la torpeza del procurador Raúl Cervantes Andrade y sus operadores quienes armaron su expediente con las patas, literalmente, dejando lagunas, vacíos e imprecisiones para solaz de su defensa que sabrá cobrar muy caros sus servicios.

La maraña mexicana sigue creciendo. Ya nubla por completo el cielo de la esperanza y nos conduce a los peores abismos –no solo socavones ni
despeñaderos-, de nuestra historia.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5 6