×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
01 Julio 2017 04:00:00
¡Qué calooor!
Que días tan calurosos estamos viviendo, es casi insoportable permanecer bajo el sol por más de unos minutos, y aún durante la noche, aunque baja un poco la temperatura, el calor sigue siendo insoportable.

Claro que el problema no está solo en sentir el calor, el componente más importante en esta temporada, es la serie de enfermedades que nos amenazan.

Por ejemplo, durante esta época, hay una gran variedad de microorganismos que dañan la salud de las personas, como los hongos y bacterias que encuentran condiciones óptimas para su reproducción en los alimentos y el agua.
Esto lo combatimos fácilmente consumiendo agua hervida, purificada o desinfectada y asegurarnos de que los recipientes donde se almacena estén perfectamente limpios. En el caso de los alimentos, basta con que los conservemos en refrigeración.

Pero hay otra clase de microorganismos que pueden transmitir enfermedades infecciosas entre personas, o de animales a personas, que pueden ser mortales y son conocidos como vectores. Muchos de esos vectores, son insectos que trasmiten enfermedades como dengue, chikungunya y zika. Aquí lo importante es evitar almacenamientos de agua.

Otro factor importante durante esta época, es la higiene de nuestras manos. Esta es una práctica rápida y sencilla que puede evitar complicaciones, ya que reduce sustancialmente el riesgo de infecciones gastrointestinales y respiratorias.

Hace apenas unos días, una señora me platicaba muy angustiada que dos de sus niños estaban hospitalizados, uno por deshidratación y otro por una infección, y entre su plática, me decía que para ella era muy difícil controlarlos porque “cuando acordaba” ya andaban jugando con el calorón en el sol y comiendo cosas con las manos sucias.

Yo sé que los niños son muy rápidos e inquietos y pareciera que a ellos no les afecta el calor ¡no paran! corren, juegan y nada los detiene.

Pero exactamente por eso, creo que es importante tomar todas las medidas y precauciones posibles, informarnos bien y actuar.

Ayer precisamente leía un artículo de la Secretaría de Salud, donde hace algunas recomendaciones importantes. Por ejemplo, decía que hay que tomar más líquidos de los acostumbrados sin esperar a tener sed; evitar la ingestión de líquidos con cafeína, azucarados o bebidas alcohólicas, porque hacen perder más líquidos corporales; consumir agua hervida o desinfectada; usar ropa ligera, de colores claros y utilizar sombrero o sombrilla; evitar exponerse al sol durante las horas de mayor radiación (entre 11:00 y 15:00 hrs); cubrir las ventanas que reciben la luz del sol; no permanecer en un vehículo estacionado o cerrado; consumir los alimentos inmediatamente después de su preparación y lavar con agua y jabón las frutas y verduras que se comen crudas, entre otras cosas.

Parece algo sin importancia o que ya todos sabemos, pero no está de más poner en práctica estos sencillos consejos, que definitivamente, evitan riesgos para nuestra salud y la de nuestras familias…Y tú ¿Qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2