×
Gabriel Martínez García
Gabriel Martínez García
ver +
Editor de la sección de Negocios de Periódico Zócalo Saltillo

" Comentar Imprimir
30 Enero 2017 03:00:00
¿Qué se dejó de hacer en Derramadero?
Las declaraciones de Sergio Marchionne, CEO global de Fiat Chrysler Automobiles (FCA), dejaron “helados” a cientos de jefes de familia que laboran directa o indirectamente para empresas ubicadas en Derramadero.

Y es que el solo hecho de abrir la posibilidad a que se vaya a Estados Unidos la producción de camionetas Ram que actualmente tiene lugar en Saltillo, es también cerrarle la puerta a decenas de miles de empleos directos e indirectos.

Y sobre ello son muchas las voces que inmediatamente dicen que “algo tiene que hacer el Gobierno”, “no es posible que sólo se vayan a sentar a observar cómo se nos va una empresa de ese tamaño”, pero la realidad es que hoy poco o nada puede hacer el Gobierno ante un escenario tan complicado.

Lo que sí es verdad es que los gobiernos estatales y municipales tuvieron tiempo para hacer mucho por Derramadero, que nació y empezó a detonar, coincidentemente, con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, hace más o menos 24 años.

Desde entonces, a las empresas que se han instalado en Derramadero se les ha dejado solas por parte de administraciones estatales y municipales que han sido incapaces de generar el desarrollo hacia aquel punto del sur del municipio de Saltillo.

En casi dos décadas y media han sido incapaces de gestionar recursos federales y aplicar estatales y municipales para la ampliación de la carretera federal 54 en su tramo de la UAAAN al entronque a Derramadero.

Tampoco han podido crear el Plan Director de Desarrollo Urbano para Derramadero para ordenar el crecimiento y promover la construcción de fraccionamientos, escuelas, áreas comerciales y de servicios.

En tanto, las empresas ubicadas en esa área siguen erogando grandes cantidades de recursos en transporte, servicios de alimentación, mantenimiento y otros, en comparación con lo que gastan industrias instaladas en el área urbana de Saltillo o Ramos Arizpe.

Tuvieron mucho tiempo para hacer mucho más viables las operaciones de las empresas instaladas en Derramadero, pero nunca lo hicieron y es una verdadera pena que casi un cuarto de siglo después sigan hablando de que van a desarrollar el proyecto Ciudad Derramadero o el llamado Valle Chrysler, del cual nunca pusieron la primera piedra porque todo se les fue en planes, planes y planes que nunca aterrizaron, que nunca llevaron a la realidad.

Hoy el precio de esas omisiones podría pagarlo muy caro la Región Sureste, y todo porque esos gobernantes que han pasado desde que el TLC entró en vigor, desde que se perfiló la primera empresa en Derramadero, nunca cumplieron con su tarea de facilitar el desarrollo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2