×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
27 Febrero 2018 04:00:00
Querida Agotada
QUERIDA ANA:

Le escribe una mujer de 49 años, soltera y sin problemas por ello. Tengo casa propia, automóvil del año pasado, un trabajo muy bueno y muchas amistades. Tengo tres hermanos. Mis padres no viven. Hace muchos años tuve una relación de un año con un hombre al que llegué a querer, pero no quise continuar la relación porque le gustaba el juego y además era muy desordenado, pues bebía y fumaba mucho. Después de eso le perdí la huella.

Hace tres meses recibí una llamada como a las 9 de la noche y era él. Me dijo que estaba diabético desde hacía mucho, que no le baja el azúcar y que ya le habían cortado una pierna. Está casado, pero dijo que su esposa ya no quiere hacer esfuerzos por cuidarlo ni conseguirle sus medicamentos. Luego me dijo que siempre me había considerado una amiga querida, que sabía que no me había casado y que si estaría dispuesta a prestarle dinero para pagar unas cuentas de medicamentos que debía. Y también me dijo que si estaría dispuesta a que viniera a vivir conmigo. Yo estaba atónita y por supuesto que le dije que no a ambas peticiones.

Al día siguiente volvió a llamarme y me dijo que estaba sufriendo de depresión y ataques de pánico y no tiene dinero para pagar terapia, que hablar conmigo le hizo sentirse mucho mejor y que si podía llamarme todas las noches para platicar algunos minutos. Sentí lástima por él y le dije que estaba bien. Fue un grave error. Mi vida ha sido una pesadilla desde entonces. Me llama todas las noches con la misma recitación de sus enfermedades y necesidades. Cuando le digo que debo colgar, me ruega que siga en la línea porque soy “la única mujer a la que ha querido y el sonido de mi voz es lo que lo mantiene vivo”. Cuando al fin cuelgo, llama de inmediato y, si no contesto, deja que siga sonando el teléfono.

¿Cómo puedo recuperar mi vida? Por favor me urge su ayuda. Gracias mil.

AGOTADA

QUERIDA AGOTADA:

Ese hombre, pobre alma, suena totalmente desquiciado. Pero ese hombre tiene esposa y no es responsabilidad de usted.

Dígale por última vez que no puede ayudarlo y si vuelve a llamar, cuelgue de inmediato. Recuerde que “nadie puede aprovecharse de alguien, si no se le permite”. ¿Y si cambia el número de su teléfono y lo pone privado? Pienso que es lo que debiera hacer. Buena suerte.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2