×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
02 Enero 2018 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:
Usted es mi esperanza. Crecí en una familia muy violenta y mis padres nos golpearon mucho a mi hermano y a mí. Siempre vivimos atemorizados, pues mi mamá en lugar de defendernos o ayudarnos, no decía nada. Y cuando mi padre no estaba, ella era quien nos pegaba. Todos mis días eran una pesadilla. Mi hermano se fue muy chico de la casa, tenía 14 años, pero como había aprendido a tocar el piano, porque un tío nuestro tocaba muy bonito, mi hermano aprendió con él. Él se hizo vivir con eso, tocando en restaurantes y cantinas y así pudo hacer una carrera. Ahora está casado y le va bien. Le doy gracias a Dios por eso.

Así es quepor esa historia con mis padres, cuando tuve a mi hijo recordé cuánto nos pegaban mis padres y que me había prometido desde niña que cuando tuviera hijos nunca les pegaría. Pero… mis peores temores se han hecho realidad. Tengo un niño de 5 años y le he pegado bastante. Él es inquieto y travieso, pero yo sé que así son los niños pequeños, pero eso no me ha detenido, trato de no hacerlo, pero cuando menos lo pienso ya estoy pegándole a mi criatura, aunque después lo agarre a besos y le pida perdón. Él significa todo para mí y no quiero lastimarlo. Resulté ser como mis padres y estoy llena de culpa y desesperada. Pero no puedo evitarlo. Rezo todos los días por ayuda y perdón.

Señora Ana, ¿cómo puedo dejar de golpear a mi hijo, de abusar basada en mi fuerza, mi edad y mi papel de madre? Soy madre soltera y vivimos muy apenas con mi sueldo, por eso no tengo dinero para un consejero. Por favor ayúdeme.
DE TAL PALO TAL ASTILLA

QUERIDA DE TAL PALO TAL ASTILLA:
El hecho deque estés pidiendo ayuda me dice que no resultaste ser como tus padres. Ellos nunca comprendieron lo equivocado que estaban al golpearlos a ustedes. Muchos padres se sienten como tú, pero pocos tienen el valor de admitirlo. Cuando sientas ganas de pegarle a tu hijito, acuérdate de controlarte antes de hacerlo. Detente y apártate de él, pon las manos sobre tu boca y cuenta hasta 20 o échate agua fría en la cara. Cierra los ojos e imagina que estás sintiendo lo mismo que tu hijo y que sentías cuando eras pequeña y te golpeaban a ti.

Levanta el teléfono y llama a alguien, a quien sea, para distraerte. Lo importante es que alejes el pensamiento de pegarle a tu hijo en ese momento. Haz hasta lo imposible por controlarte, puedes hacerlo, porque de no hacerlo pudieras llegar a tener problemas con la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia. Alguien puede denunciarte. En estos tiempos golpear a un niño puede castigarse. No estás en los tiempos de tu niñez. Procura con todas tus fuerzas controlarte.

¿Tienes problemas? Puedo ayudarte. Escríbeme a:
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2