×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
18 Enero 2018 04:00:00
Querida Angustia
QUERIDA ANA:

Soy una mujer casada, tengo 34 años y mi esposo tiene 39 y tenemos dos hijos de 11 y 9 años. Te escribo porque no sé cómo manejar un asunto delicado de mi esposo y confío mucho en el consejo que puedas darme. Él tiene la presión arterial alta y desde hace cinco años toma medicina para controlarla. Su padre, que murió de un ataque al corazón, tenía problemas cardiacos y era diabético. Su mamá también tiene hipertensión y ahora al parecer le ha resultado angina de pecho; es una señora de 71 años. Mi esposo es el menor de sus hermanos y los otros tres, dos hombres y una mujer, están enfermos de una cosa o de otra.

El médico le advirtió a mi esposo desde que le detectaron la hipertensión sobre el peligro de fumar, beber mucho café, estresarse y comer desordenadamente, pero a él parece no afectarle pues sigue bebiendo café, tiene un trabajo muy estresante y en los pocos ratos que descansa bebe como dos cervezas en casa y también los fines de semana. Además ahora pesa 13 kilos más de los que debe pesar. Pero a pesar de mi insistencia, continúa comiendo comida chatarra, botanas y le gustan mucho los postres, además del estrés que vive constantemente, cuando podría cambiar de departamento en donde trabaja y tener un trabajo más relajado. Además no hace ejercicio.

Cuando le hablo de su salud y de las consecuencias que puede acarrearle todo lo que hace mal, se molesta o se enoja y hasta se pone agresivo. Debo decirte que no fuma, le encantan las hamburguesas, pero ya casi no come, y recientemente dejó de ponerle sal extra a la comida pues retiré el salero de la mesa y hago la comida con poca sal. Dicen que la medicina para la hipertensión afecta la potencia sexual, pero él es estupendo en eso y tenemos relaciones con frecuencia. ¿Qué puedo hacer para ayudarlo a mejorar su manera de vivir? Lo amo mucho y por él y por nuestros hijos quiero que viva muchos años. Gracias Ana.

ANGUSTIAS

QUERIDA ANGUSTIAS:

Tienes razón para estar preocupada. Tu esposo está cargando una alarmante historia familiar de cardiacos, diabéticos y además tiene un estilo de vida peligroso en cuanto a su salud. Cuéntale tus temores a su médico y dile que lo alarme de verdad sobre su actitud en la próxima visita que haga. Estoy segura que tu esposo aceptará la sugerencia de su médico, ya que ha demostrado buena disposición de mejorar su alimentación al dejar algunos alimentos que pueden dañarle. Buena suerte.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2