×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
03 Abril 2018 04:00:00
Querida Ávida de Conocer
QUERIDA ANA:

Mi pregunta va a parecerle una de las más raras que le hayan hecho y no tiene nada qué ver con asuntos personales. Espero que no la moleste. Ojalá que usted tenga alguna información sobre el tema. Muy agradecida por su atención, le mando un saludo afectuoso, mi agradecimiento y mi felicitación por su siempre interesante columna. Lo que desearía conocer es acerca de la costumbre judía de dejar piedras en las tumbas de sus muertos. Alguien me dijo que preguntó a una persona que es judía y le dijo que significan que alguien ha visitado la tumba en honor del difunto y el dinero que habría sido gastado en flores es donado a alguna organización benéfica. Visto desde la perspectiva mística, significa que el cuerpo regresa al polvo y el alma regresa a Dios. Espero su respuesta.

ÁVIDA DE CONOCER

QUERIDA ÁVIDA DE CONOCER:

Mis felicitaciones sinceras por esa avidez perenne de conocimientos, ya que por aparte, usted me da a conocer su edad y realmente personas de su misma edad ya ni se interesan en cosas o situaciones más mínimas y cercanas a ellas. Así pues, eso motivó que yo buscara una respuesta lo más cercana al origen de esa costumbre. Le ofrezco disculpas por la tardanza en contestarle, fue debida en parte a la búsqueda de una respuesta cierta, y un poco a tener que contestar algunas cartas que llegaron antes que la suya. En mi “investigación”, fui a dar con la información que da un rabino de la ciudad de Kansas City, estado de Missouri, en Estados Unidos.

“Nosotros los judíos originalmente éramos gente del desierto. Como tales, acostumbrábamos enterrar a nuestros muertos en la arena, sin ataúd y cubríamos la tumba con piedras, no solamente para marcar el lugar, sino para evitar que los animales cavaran y devoraran el cuerpo. Al visitar una tumba, era considerado un “mitsvah” –o buena obra– añadir piedras para reemplazar las que fueron movidas por el viento o los animales. Esto ayudaba a conservar la integridad de la tumba y también del difunto. La costumbre de dejar piedras en la tumba se deriva de esa tradición”.

Y buscando en el Antiguo Testamento, me encontré en el Libro de Josué, Capítulo IV 1-9, lo siguiente: “Cuando todo el pueblo hubo acabado de pasar el Jordán, habló Yahvé a Josué, diciendo: “Tomaos de entre el pueblo 12 hombres, uno de cada tribu, y dadles esta orden: De ahí, de en medio del Jordán, del lugar donde se han parado los pies de los sacerdotes, tomad 12 piedras, que llevaréis con vosotros para colocarlas en el lugar donde acampéis esta noche”. Llamó pues Josué a los 12 hombres que había elegido de entre los hijos de Israel, uno de cada tribu, y les dijo: “Id al medio del Jordán hasta donde está el Arca de Yahvé, vuestro Dios y cada uno de vosotros cargue una piedra sobre su hombro, según el número de las tribus de los hijos de Israel, y sirva esto de señal en medio de vosotros. Cuando el día de mañana preguntaren vuestros hijos diciendo: “¿Qué significan para vosotros estas piedras?”, les responderéis: “Las aguas del Jordán se cortaron ante el Arca de la Alianza de Yahvé. Cuando ella pasó el Jordán se partieron en dos las aguas del Jordán; y estas piedras han de ser un monumento sempiterno para los hijos de Israel”. Los hijos de Israel lo hicieron así como Josué había ordenado. Tomaron 12 piedras de en medio del Jordán, como Yahvé lo había mandado a Josué, según el número de las tribus de los hijos de Israel, y llevándolas consigo al lugar en que habían de acampar, las asentaron allí. Josué erigió también 12 piedras en medio del Jordán, donde habían estado los pies de los sacerdotes que llevaban el Arca de la Alianza, y allí han quedado hasta el día de hoy.

Estas son las respuestas que puedo darle. Espero que sirvan para saciar aunque sea en parte, algo de su avidez de conocimientos. Saludos afectuosos.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



1 2 3 4 5 6 7 8