×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
15 Agosto 2017 04:00:00
Querida Boda en Puerta
QUERIDA ANA:

Mi novio y yo decidimos casarnos en marzo del año próximo. Tenemos poco de ser novios, así que nuestras familias se conocieron cuando sus padres y hermanos vinieron a pedir mi mano. Nos queremos mucho y nos llevamos muy bien. Él se graduó de ingeniero hace dos años y yo termino mi carrera en diciembre. Sabemos que vamos a batallar pero estamos preparados anímicamente para ello. No quisiéramos pedir ayuda ni a sus padres ni a los míos. A ver qué dice Dios.

A mis padres no les pareció muy bien que me casara. Me dijeron que tanto estudiar y tantas ilusiones “para nada”, pero yo pienso trabajar y eso no es “para nada”. Si ellos me dieron estudios fue para que yo saliera adelante y no precisamente soltera, puede ser casada.

Parece que a los padres de mi novio tampoco les hizo gracia nuestra decisión. Ellos no me ponen objeción a mí, lo que no les parece es que su hijo menor se case tan pronto. Él tiene otros dos hermanos, un hombre casado y una mujer que se casa en diciembre. Pero dice mi novio que no será impedimento para casarnos. No es una oposición, simplemente dice que percibió que no están felices con la noticia.

A pesar de todo, mi mamá ya empezó con que quiere intervenir en todos los planes de la boda. A mí no me disgusta eso, pero tampoco quiero que ella decida todo. Mi novio y yo tenemos nuestras preferencias en algunas cosas y queremos que se nos respeten. Una boda sencilla es una de ellas. Quisiera tu opinión en cuanto a la intervención de mi mamá y a la relación con mis futuros suegros y también entre las familias. ¿Qué me puedes decir? Gracias Ana.

BODA EN PUERTA

QUERIDA BODA EN PUERTA:

Una boda anuncia el fin de una época y el principio de otra para todos los participantes. Es natural que los padres sientan preocupación acerca de la posible pérdida de afecto de sus hijos y también por su futuro. Algunos padres comentan sobre una profunda sensación de pérdida cuando el hijo menor se casa, pero llegan a comprender que es un período de transición. No sólo se entrega a un hijo, se entrega toda una etapa de la vida. No juzgues fuertemente a tus suegros, es un sentimiento muy natural el de ellos.

También entiende que tu mamá quiera formar parte de los planes de tu boda, pero es tu boda. Si tienen bien definido sus deseos acerca de lo que quieren, exprésenlos. Si no, dejen que tus padres y los de él opinen, especialmente si ellos pagan la boda. Pero sin importar quien pague, ustedes deben discutir, decidir y expresen claramente lo que desean: la hora, el lugar, la iglesia (si habrá esa ceremonia), la lista de invitados, la música, los colores, el tipo de flores, tu vestido, si será formal o no, etcétera. Si ustedes van a pagar por todo, entonces podrán hacer las cosas como les parezcan mejor. Pero si aceptan la ayuda financiera de sus padres, entonces deben estar preparados para hacer concesiones respecto a algunos de sus deseos.

Y no olviden que el tacto, la consideración, la prudencia y la diplomacia que se demuestran durante la etapa de planeación, tendrán un impacto definitivo en esas relaciones. Tal vez habrá frustraciones, no importa que tan bien se planee la boda, y muchas de esas frustraciones son la reacción natural de este importante cambio en sus vidas. Pero finalmente, todo será felicidad. Buena suerte y disfruten su boda. Felicidades.

Este es mi regalo para ustedes.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



top-add