×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
22 Agosto 2018 04:00:00
Querida Conciliadora
QUERIDA ANA:

Nuestro hijo se casó hace cuatro meses. Hubo muchos parientes de fuera de la ciudad que vinieron a la boda de parte de la novia y también algunos de nuestra parte. Organizamos entre los padres de la novia y nosotros una cena para agradecerles su viaje, un día antes de la boda, y para que esta no fuera tan numerosa por todos los gastos que ya teníamos, decidimos invitar, aparte de ellos, solamente a los padrinos de ambas partes. Ni siquiera invitamos mi esposo y yo a nuestros hermanos y cónyuges. Tampoco lo hicieron los padres de la novia. Y aún así fuimos un poco más de 80 personas.

Pero… precisamente el día de la boda, un tío de mi marido, que tiene poco más de 80 años, nos dijo que estaba muy ofendido porque no había sido invitado a esa cena. Le dijimos que no habíamos invitado más que a quienes vinieron de fuera de la ciudad y a los padrinos. Pero dijo que consideraba que él podía ser la excepción “por su edad”. Y además porque mi esposo y él siempre han sido muy unidos. Mi marido le explicó que no podíamos hacer excepción porque nos arriesgábamos a ofender a otros parientes que no hubiéramos incluido. Pareció aceptar la explicación.

Sin embargo, han pasado los meses desde entonces y es obvio que el tío está resentido porque en las reuniones familiares que ha habido después de la boda, él no se sienta cerca de mi esposo como siempre lo hacía y hasta aprovecha para decirle “chifletas” al respecto.

Si mi hijo se entera de esto, no va a tratar con pinzas los sentimientos del tío como su papá siempre lo ha hecho. Y yo lamentaría que hubiera un rompimiento verdadero en la familia.

¿Qué puedo hacer o decir yo para resolver esto? Gracias.

CONCILIADORA

QUERIDA CONCILIADORA:

Dudo que puedas hacer algo. Para las personas que piensan que merecen ser la “excepción” de las reglas, ya sea de etiqueta o que existen sin haber sido escritas, esas reglas no debieran existir para ellas. No se puede razonar con las personas narcisistas y egoístas, porque piensan que siempre tienen la razón. Y el tío le debe a tu esposo una disculpa, no tu esposo a él. Pero no pierdan la esperanza de que un día reflexione y se dé cuenta de que su sobrino –el esposo de usted– es su gran compañero y amigo.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2