×
Zócalo
Zócalo
ver +

" Comentar Imprimir
12 Enero 2018 04:00:00
Querida Conflictos
QUERIDA ANA:

No me decidía a escribirle a pesar de que hace algunos meses quería hacerlo, pues sentía que sería una traición a mis padres, pero como el problema ha ido en aumento y la situación no se compone, vi la posibilidad de pedirle un consejo y aquí estoy, pidiéndole que si puede me ayude. Tengo 29 años, mi esposo tiene 31 y hace cinco años nos casamos. Tenemos dos niños de 4 y 2 y medio años. La situación que estamos viviendo tiene año y medio. A mi esposo le iba bien en su negocio, vivíamos cómodamente aunque sin lujos, luego comenzó a irle mal con las ventas. Él es trabajador y luchista y le buscó remedio por todos lados, pero había decidido cerrar su negocio.

Viendo eso le pedí a mi papá que nos hiciera un préstamo. Mis padres sin ser ricos, tienen bastante dinero, así que mi papá aceptó viendo que mi esposo no perdía su negocio por pereza o descuido. Hacernos el préstamo de ninguna manera desnivelaba a mis papás y a nosotros nos ayudó mucho. Él pudo continuar con su negocio, pero como usted y todos sabemos, las condiciones económicas del país no han sido buenas, así que aún no hemos podido pagarle a mis padres el préstamo, aunque el negocio está dando para que nosotros sobrevivamos. Mi papá no le ha exigido a mi esposo le regrese el dinero, pero ha sucedido algo que en ratos pienso que es peor.

Sucede que tanto papá como mamá han intervenido en todo en nuestra vida. Quieren saber cuánto gastamos en comida, en gasolina, en la sirvienta, en ropa. Si acaso vamos al cine o a comer alguna hamburguesa dicen que en esas cosas se gasta mucho y hasta si tomamos un refresco nos dicen que no gastemos en eso. Cuando vamos a algún evento como boda o aniversario, quieren saber cuánto vamos a gastar en el regalo. Y si invitamos a algún matrimonio a cenar, dicen que tener invitados cuesta mucho. Y así en todo. ¿Cómo ve? Mi esposo se queja conmigo y yo me siento entre la espada y la pared.

Por lo que le digo, desde hace mucho quería escribirle para pedirle consejo, porque su actitud nos hiere mucho. ¿Está bien lo que hacen mis papás? ¿Debemos seguirles informando todo lo que hacemos? Si usted me dice que sí, mi esposo y yo nos conformamos y aceptamos. Pero si me dice que no, estoy dispuesta a hablar con ellos y pedirles que cambien su actitud. Muchísimas gracias por su ayuda.

CONFLICTOS

QUERIDA CONFLICTOS:

Cuando se ayuda económicamente a alguien, en calidad de préstamo o de regalo, no hay ninguna obligación de informar al donador o acreedor en qué se gastó el préstamo o el obsequio. Principalmente tratándose de una hija, como en tu caso, tus padres no tienen derecho a intervenir en esa forma en sus vidas. Hasta se corre el riesgo de que el matrimonio llegue a tener problemas. Por supuesto que la mediación de los padres es aceptable cuando hay abusos de alguno de los cónyuges o cuando los padres ven algún peligro en alguna circunstancia que observen en sus hijos, pero en este caso me parece que no tienen razón. Hablen con tus padres, pero con tacto, cariño y mesura. Háganles ver la posición de ustedes y cómo afecta sus sentimientos la actitud de ellos. Les deseo muy buena suerte en este asunto y también en su negocio.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2