×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
23 Agosto 2017 04:00:00
Querida Cuenta Regresiva
QUERIDA ANA:

Leí en alguna ocasión una carta que le dirigió una mujer que se casó con un viudo y mencionaba su inquietud acerca de la inscripción en la lápida el día que se muriera. A mí me pasa lo mismo. Tengo 56 años y hace cinco me casé con un hombre viudo con el que soy muy feliz, ya que es una persona maravillosa que duró 28 años casado con su primera esposa y con ella tuvo un hijo varón, ya casado. Ellos son muy unidos. Su hijo y yo nos llevamos muy bien, es un hombre excelente y muy bella persona.

Hace bastantes años compró un terreno en un panteón y cuando falleció su esposa le pusieron una lápida que dice el nombre de ella y la fecha de su cumpleaños (no la fecha de fallecimiento). También tiene el nombre de él y de su cumpleaños, y luego dice: “Juntos para siempre”. Como él es un hombre muy previsor, pensó ya en mi propia tumba, cuando nos casamos se apresuró a comprar un terreno contiguo al de él, pero no puso lápida. Me dijo que yo le inscribiera lo que yo quisiera, pero que sí quería que reposáramos uno al lado del otro. Así que he estado pensando en qué ponerle a la lápida y se me ocurrió algo un poco chistoso: “Aquí reposa la otra parte de la historia”. Eso me hace sentirme incluida en su vida. He pensado en otras cosas, pero esa me parece la mejor.

¿Tendría usted una mejor idea? Quiero estar cerca de él para siempre, y respeto que su difunta esposa quisiera lo mismo. No deseo lastimar a nadie. Gracias por su opinión.

CUENTA REGRESIVA

QUERIDA CUENTA REGRESIVA:

Solamente deseo decirle una cosa: Antes de invertir en una costosa lápida, haría bien en considerar qué pensaría el hijo de su esposo, quien será el que seguramente verá su lápida. Asegúrese de que no se sienta lastimado. Usted no desea eso y me parece muy bien. Piense bien antes de decidir.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



top-add