×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
07 Diciembre 2018 03:08:00
Querida desesperanza
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 28 años, casada y con un hijo de 5 años. Mi esposo es un hombre excelente y nos cuida y ama mucho a mi hijo y a mí. Pero estoy enfrentando un conflicto tremendo. Estoy locamente enamorada de mi médico. Él también está casado. Desde luego él no sabe que lo quiero, jamás se lo he dicho porque sé que no es correcto y además puedo perderlo como médico. Sin embargo, constantemente invento excusas para pedir cita para consultarlo o simplemente lo consulto por teléfono sólo para escuchar su voz.

He estado a punto de cometer el error de decirle a mi esposo de mis sentimientos, pero afortunadamente me he detenido.

Pero Ana, no importa lo mucho que trate, no puedo corresponder al amor y afecto de mi esposo como antes, y sé que eso es debido a mis intensos sentimientos por mi doctor. La verdad es que amo a dos hombres.

A uno nunca lo tendré aunque lo desee desesperadamente. Y el otro es un esposo noble, amoroso y generoso, excelente padre de mi hijo y hombre de bien.

¿Crees que haya alguna esperanza para mí? Me siento falsa y mentirosa, no puedo más. ¿Qué me aconsejas que haga? Gracias mil.

DESESPERANZA

QUERIDA DESESPERANZA:

Cuando niños o jóvenes algunos y algunas idealizan a maestros y maestras. Luego esa idealización puede pasarse a los doctores. ¿Y cómo no? Por lo regular son personas consideradas, preocupadas y brillantes que dedican su vida a cuidar a otros.

Son humanos, de barro, como todos, pero el paciente poco ve ese aspecto de sus personalidades. ¿Quién no amaría a una persona que los ayuda cuando están enfermos?

¿Esperanza para ti? Depende de lo que esperas. Pero tu mejor apuesta en esta ruleta, sería cambiar de doctor a ir a terapia.


Quisiera esperar que lo hicieras para conservar tu matrimonio y en especial para bien de tu hijo.
ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2