×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
29 Diciembre 2017 03:00:00
Querida dividida:
QUERIDA ANA:

Leo siempre sus consejos y me parecen magníficos, por eso le escribo. Ojalá pueda aconsejarme. Soy una mujer de 29 años, soltera, vivo con mis padres, soy educada, pienso que inteligente y con bastante sentido común. Mi problema son los problemas de mis padres y no sé cómo hacer para que resuelvan sus conflictos. Mi papá es un hombre que se formó solo, pues quedó huérfano muy pequeño; se formó a base de trabajo intenso y no tuvo muchos estudios, sólo terminó la preparatoria. Es un hombre muy honrado y muy derecho. Quiere mucho a mi mamá y la respeta siempre, pero es muy terco y no tolera que nadie lo critique. En cuanto a mi mamá, ella es una mujer que hizo carrera, le gusta leer, es muy prudente, tranquila y reservada. Ella nunca expresa su opinión si no va de acuerdo con lo que dice mi papá, pero estoy segura que ella sufre.

Yo pienso que en los 32 años que tienen de casados nunca ha habido mucha afinidad entre ellos, pero últimamente se ha agudizado ese problema, pues mi papá se queja conmigo de mi mamá, y ella hace lo mismo de mi papá. Cuando ellos han hablado conmigo yo he preferido no decir nada definitivo, los escucho y les digo que traten de llevarse bien.

Lo que ha venido a preocuparme es que ya van varias veces que cuando mi papá está discutiendo, mi mamá ya no se ha mostrado tan sumisa y le ha contestado y se ha enojado con él y eso, desde luego, no le ha gustado a mi papá. Le digo que me preocupa, porque pienso que se ha sobrellevado la situación, porque mi mamá siempre aguantó, pero me aflige pensar que pueden hasta llegar a separarse, porque la resistencia de mi mamá ya llegó al límite. ¿Cómo puedo ayudarlos? Además de preocupada estoy entre la espada y la pared y ando hasta nerviosa en mi trabajo y en todas partes. ¿Tiene algún consejo para mí? Gracias.

DIVIDIDA

QUERIDA DIVIDIDA:

Tus padres han necesitado a alguien en quien desahogarse y por eso han acudido a ti para contarte sus problemas. Es comprensible, pero creo que no eres tú la persona adecuada ni indicada para recibir las confidencias, quejas o desahogos de tus padres, pues tú no puedes ayudarlos. Pienso que ellos necesitan la ayuda de un psicólogo o consejero matrimonial. Propónles eso y, si aceptan, busca a la persona idónea y consígueles una cita. Y tú, mejor aléjate de la zona de conflicto. Cuando se inicien las hostilidades, desaparece un rato de la casa. Seguramente ellos van a notar tu actitud, pero no será malo, porque les hará comprender que estás en medio de una guerra en la que no quieres y no puedes participar, porque no puedes tomar partido. Quien puede ayudarlos es alguien preparado para ello. Espero que pronto pueda resolverse ese conflicto y todos vuelvan a estar tranquilos.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2