×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
27 Abril 2019 03:36:00
Querida Estrella
Le voy a pedir que me ayude a pensar con claridad y a resolver el problema que tengo. Soy una mujer de 39 años. Conocí a un hombre hace cinco años. Desde el primer momento me cautivó. Cuando nos conocimos me dijo que estaba en trámite de su divorcio con su esposa y que tenía un hijo de 8 años.

Esperé pacientemente a que se divorciara y durante esos tres años fui su amante, su compañera, su consejera, le ayude a dejar el alcoholismo y levanté del suelo su autoestima, al grado de que ahora es una persona importante con un muy buen puesto. Él es un hombre inteligente y muy preparado, pero el alcoholismo lo había degradado en grado sumo. Finalmente nos casamos y fui la mujer más feliz del mundo. Su hijo vive con su exesposa, pero llevan una relación muy buena. El niño me aceptó y también nos hemos llevado muy bien.

La compañía para la que trabaja mi esposo lo mandó a Europa a hacerse cargo de una rama de la misma. Estuvimos de acuerdo en que él se iría durante unos meses para que se acoplara y también buscar un buen lugar para vivir los dos cuando yo me fuera.

¿Y entonces que pasó? Pues ni más ni menos que hace unos días me llamó para decirme que quiere el divorcio. No me dijo la razón ni me dio explicación alguna. La bomba me explotó y me hizo pedazos. Me causó además mucha extrañeza, porque desde que nos conocimos no hemos tenido ni el más mínimo disgusto y mucho menos pleito. Nos llevamos muy bien y siempre hemos estado de acuerdo en todo.

Al paso de las horas, en ratos me da tanto coraje que quisiera mandarlo al demonio, decirle adiós y seguir sola mi camino, pero lo quiero mucho. ¡Y es mi esposo! No me puede tirar a la calle así nomás.

¿Qué me aconseja? Agradeceré mucho lo que pueda decirme.

ESTRELLA


QUERIDA ESTRELLA:

Para tu propia paz mental, y asumiendo que te importas tú misma y tu matrimonio, por todo lo que hiciste por él, llámalo y dile que ya tienes en la mano el boleto de avión para ir al lugar donde está trabajando y viviendo, porque deseas una clara explicación de su comportamiento y que te la haga de frente. Tú lo mereces y él está obligado.

Que no sea solamente el anuncio que haces de cruzar el mar e ir tan lejos. No es una amenaza. Hazlo. No permitas que las cosas se queden así.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2