×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
09 Mayo 2018 04:00:00
Querida Harta
QUERIDA ANA:

Estoy estudiando en una universidad fuera de la ciudad donde viven mis padres. Por ese motivo alquilo un departamento desde hace tres años. Extraño mi casa y a mis papás, pero cuando termine volveré allá. También tengo un trabajo de medio tiempo. Hace seis meses vino a vivir conmigo mi hermana menor. Yo tengo 21 años y ella 20. Aunque yo soy mayor, ella ya tiene un trabajo de tiempo completo y un trabajo muy bien pagado, a pesar de que no terminó una carrera. Ella es muy inteligente, es muy simpática y además muy lista. Hemos sido siempre muy unidas, pero…

El gran problema es que mi hermana es muy desordenada. A mí siempre me ha gustado el orden, pero ella es un desastre. Pagamos la mitad de la renta cada quien y también de los gastos, pero la verdad es que me pesa mucho que ella viva conmigo. No recoge su ropa ni sus pertenencias, el depa tiene dos recámaras y la de ella es un caos. Nunca lava los trastes ni la cocina y por pura necesidad lava su ropa, pero la ropa de casa: sábanas, toallas, etcétera, nunca. No recoge las toallas después de bañarse ni pone en su lugar la crema, la pasta de dientes, su cepillo. Bueno, todo lo deja por todos lados. Y yo, con los estudios, que cada semestre son más pesados, y mi trabajo de medio tiempo, llego cansada y me siento muy desdichada cuando encuentro el departamento todo revuelto desde que ella vive conmigo. Y ella llega de su trabajo y se sienta en el sillón a ver televisión. Y no se levanta más que para hacerse un sándwich y luego acostarse.

Ella se enoja porque cuando me desespero le grito, dice que no tengo ningún derecho de hacerlo y ella no tiene porque hacer nada, pues el departamento es mío y no soy su mamá. Quiero a mi hermana, pero ya no soporto vivir con ella. ¿Qué debo hacer?

HARTA

QUERIDA HARTA:

No le estás haciendo ningún favor a tu hermana permitiéndole ser tan desordenada –y además floja. Dile ya que se componga o se salga, y hazle saber que es en serio. Y si no cambia haz efectiva tu amenaza. No te sientas mal, no la estás lanzando a la calle, ella gana bien y puede pagar una renta y vivir sola en su caos y su desorden.

Ah, y cuenta la historia completa a tus padres para que no les sorprenda que ella tenga que irse a vivir a otro sitio.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2