×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
14 Agosto 2017 04:00:00
Querida Mamá Afligida
QUERIDA ANA:

Tengo una hija de 16 años. Ella actúa muy inocentemente en casa, delante de su padre y de mí, pero por pura casualidad escuché una conversación que tuvo con una de sus amigas un día que estaban en la casa y ella creía que yo no estaba y hablaba con mucha liberalidad y sinceridad con su amiga. Me quedé fría cuando escuché que le decía que en las noches se sale de la casa cuando su papá y yo ya estamos dormidos y que ha hecho “cosas” con los muchachos, que no ha tenido relaciones íntimas, pero de lo que hace a eso sólo hay un paso y temo que no tardará en darlo.

¿Cómo hablo con ella sin decirle que la escuché cuando hablaba con su amiga? No quiero que me pierda la confianza, pero tampoco quiero que arruine su vida con esas cosas o con un embarazo o algo peor.

Por favor dime cómo manejar este asunto porque no tengo idea. Muchas gracias.

MAMÁ AFLIGIDA

QUERIDA MAMÁ AFLIGIDA:

Ni remedio, vas a tener que decirle a tu hija que escuchaste su conversación con su amiga. Prepárate para aceptar el enojo de ella por escucharla subrepticiamente. Sin embargo, esto será mucho menos doloroso que aparentar que no sabes lo que está haciendo con los muchachos y luego enterarte de que está enferma, embarazada o simplemente proclive a ese tipo de “diversiones”. Puedo parecer drástica y exagerada, pero pudiera suceder.

Debo decirte que los adolescentes que han comenzado a tener sexo no se detienen simplemente porque son descubiertos y reciben regañadas. Lo que tu hija necesita en este punto de su vida es información. Llévala con tu ginecólogo, quien puede darle información acerca de los peligros que corre teniendo sexo con cualquier joven, del riesgo de quedar embarazada y acerca de las enfermedades sexualmente trasmitidas. Que la haga comprender que por su extrema juventud puede cometer errores que le traerán serias consecuencias.

También trata de abrir canales de comunicación que debe haber entre madre e hija. Las madres pueden tener mucha influencia con sus hijas si ellas se sienten cómodas hablando con libertad acerca de su vida íntima y amorosa. Si tú no la juzgas y mejor la comprendes, es más probable que ella preste atención cuando discutan su comportamiento. Necesitas poner mucha atención a eso ya.

No retrases tus conversaciones con tu hija. Ella lo necesita.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



top-add