×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
12 Febrero 2018 02:10:00
Querida Mamselle
QUERIDA ANA:

Voy a cumplir 40 años en mayo, tengo tres años de casada y un niño de un año y 8 meses. Trabajo tiempo completo fuera de la casa. Cuando éramos novios mi esposo y yo y planeamos nuestro matrimonio, hablamos de tener hijos y yo dije que sí quería tener dos o tres. Él decía que al menos tres. Sin embargo, la realidad de mi vida me ha hecho cambiar esa decisión.

Mi esposo rara vez me ayuda en la casa. Tengo al niño en una guardería y paso por él cuando regreso del trabajo. Él llega a casa un poco antes que yo, pero lo encuentro recostado en el sofá del cuarto de estar. Tengo que llegar a terminar la comida, pues la dejo adelantada por la noche, y a la vez atender al niño. Y luego todo lo que sigue en una casa y con un bebé. La verdad es agotador. Mi esposo ni siquiera le hace caso al niño. Como estaba tan ansioso de tener niños, pensé que sería amoroso con nuestro hijo, pero no, yo trato de compensar su falta de atención y amor, pero siento que con el tiempo la actitud de mi esposo va a dañar al niño. Cuando le reclamo se enoja y es peor. Pensar en ir al cine o a pasear un rato, es imposible.

Ayer me dijo él que quiere que tengamos otro hijo y que yo estuve de acuerdo antes de casarnos y que además es lo único que tenemos en común: nuestro hijo. Él insiste en la promesa que le hice. Y agregó que si no estoy de acuerdo se va a divorciar de mí y buscará una mujer que quiera una familia más grande.

No tengo la energía para otro hijo. No disfruté mi embarazo, estuve mal y no quisiera soportar eso otra vez sin un mejor apoyo emocional de mi marido. Además, la idea de criar dos hijos mientras él duerme la siesta en el sofá, es más de lo que puedo soportar. No quisiera que mi hijo sea un hijo del divorcio, pero verdaderamente no puedo tener otro bebé. ¿Qué debo hacer? Ayúdeme por favor.

MAMSELLE

QUERIDA MAMSELLE:

Cualquier hombre cuyo cariño hacia su esposa se basa solamente en su buena disposición para tener otro u otros hijos, es egoísta y dominante. Tú y tu esposo necesitan ayuda profesional para determinar si vale la pena salvar su matrimonio. Seguir juntos por el bien de su hijo podría resultar contraproducente a la larga, especialmente para el niño. Lamento mucho tu situación.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2