×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
17 Febrero 2018 04:00:00
Querida Matiz
QUERIDA ANA:

En la actualidad la mayoría de las personas vivimos en constante angustia porque el dinero no nos alcanza o apenas es suficiente para cubrir todos los compromisos que tenemos y eso nos acarrea estrés, enfermedades, dificultades entre la familia y quizás hasta con los amigos.

Como ahora todo se puede comprar a crédito, en ocasiones nos dejamos llevar de las tentaciones y luego nos ahogan las deudas. Una amiga y yo nos pusimos a hacer una pequeña lista de motivos por los cuales andamos todos sin sosiego ni tranquilidad. Desde luego que hay muchas otras cuestiones que ahora nos traen preocupaciones, pero esta pequeña lista puede ayudar a explicar por qué nuestros padres tuvieron vidas más felices y menos difíciles que las de nosotros.

- No tenían tarjetas de crédito.

- No había en casa todo ese montón de aparatos electrónicos tan costosos.

- La casa tenía solamente un teléfono fijo. No existían los teléfonos celulares con cuentas mensuales enormes en ocasiones.

- La casa, si acaso, tenía un solo televisor, no uno en cada habitación.

- A papá no le daba pena llevar lonche al trabajo.

- Mamá era la señora de la limpieza y muchas veces la peluquera de la familia.

- Los cumpleaños se celebraban en el patio de la casa y no en salones de recepciones.

- Nos conformábamos con el carro usado y había solamente uno para toda la familia.

- Los “cuartos de atrás” no eran cuartos de diversión llenos de juguetes y equipo de ejercicio. Eran cuartos de “tiliches”.

- Las vacaciones no eran ir a Cancún, a Disney World o a Europa. Eran ir a un día de campo o al rancho de la familia.

- La boda de una hija, el bautizo de un hijo o una primera comunión no costaban el sueldo de todo un año y sin embargo todos se divertían.

- En Navidad solamente los niños recibían regalos y eran muy sencillos.

- Etcétera, etcétera, etcétera.

Como digo arriba, la lista puede ser más larga y todos la conocemos. Sólo quise hacer un recuento de cuánta cosa equivocada hacemos. Saludos.

MATIZ

QUERIDA MATIZ:

Gracias por una carta llena de madurez y grandes verdades. Debemos reflexionar sobre ella.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6