×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
14 Julio 2018 04:00:00
Querida Matrimonio Sin Sexo
QUERIDA ANA:

Mi esposo y yo tenemos apenas seis años de casados y jamás imaginé que en tan poco tiempo nuestra vida sexual estuviera prácticamente terminada. Podría decirte que de aquella pasión no queda casi nada. Sin embargo, mi esposo, cuando estamos solos, constantemente está hablando de sexo.

¿Qué le estará pasando a este hombre? En esos seis años tuvimos una vida sexual muy activa y muy buena. Ni yo me quejo de él y estoy segura que él tampoco puede quejarse de mí. Entonces, ¿qué pasó?

Quise escribirte porque conozco tu seriedad, tu ética y tus atinadas respuestas. No puedo hablar de esto con mi mamá porque ella es muy metida en la iglesia. Ella se hizo cristiana y no me inspira o no me atrevo a tratarle este tema a ella. ¿Me puedes ayudar, por favor? No quiero hacer nada que lastime más mi matrimonio, pero tampoco puedo quedarme sin hacer nada. Te ruego toda la discreción que te caracteriza.

Muchas gracias amiga mía.

MATRIMONIO SIN SEXO

QUERIDA MATRIMONIO SIN SEXO:

Cuenta, como todos mis lectores, con mi absoluta y total discreción. Jamás traicionaré la confianza de ninguno de ustedes. Yo siempre he sabido respetar la identidad ajena, aunque, como en tu caso, conozca tu nombre.

Tu esposo y tú no debieran estar aburridos uno del otro a los seis años de matrimonio. La luna de miel ha terminado, y ahora es el momento de construir la clase de comunicación que va más allá de la atracción sexual. No significa mi comentario que el sexo no es importante, pero esa otra comunicación, verbal y no verbal como las caricias, la preocupación de uno hacia el otro, las atenciones, las miradas acariciadoras, pueden llevar ahora hacia el establecimiento del preciso clima para una satisfactoria relación sexual que podrá resistir la prueba del tiempo.

Tu esposo podría estar hablando mucho de sexo porque se siente inseguro y preocupado acerca de su habilidad para satisfacerte en la cama. Pudiera estar sufriendo de una impotencia temporal que golpea a muchos hombres alguna vez en su vida. Y quizás desea hablar del problema contigo pero no encuentra las palabras para hacerlo. Entonces, hablando constantemente de sexo, te está invitando a iniciar la conversación.

De todas formas, habla con él del tema. Asegúrale que lo amas más que cuando se casaron y que lo consideras un amante maravilloso. Pregúntale si hay algo que puedas hacer para estimularlo y excitarlo. Pero, sobre todo, sé amable y ten mucho tacto. Si acaso estos esfuerzos tuyos fallaran, algunas sesiones de terapia profesional pueden ayudar a que su matrimonio regrese a lo que fue. Lo deseo sinceramente.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2