×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
21 Agosto 2018 04:00:00
Querida ¿Quejumbrosa?
QUERIDA ANA:

Te escribo a ver si puedes ayudarme. Mi amiga más cercana me dice que estoy haciendo un volcán de un cerrito, pero me siento mal con lo que me pasa y quise consultarte.

Tengo una hermana que es mayor que yo ocho años, y siempre ha tenido conmigo la actitud de “mamá”, a pesar de que mi mamá vive. Hasta ahora he tolerado sus muchos detalles que me han fastidiado, pero ya llegué a mi límite y no voy a aguantar sus imposiciones. Te voy a contar lo que sucedió hace unos días y que fue la gota que derramó el vaso de mi paciencia.

Unos parientes vinieron de visita a esta ciudad desde Estados Unidos y tres de nosotros que vivimos aquí quisimos invitarlos a comer para tener una atención con ellos. Los llevamos a un restaurante de mariscos al que nos gusta mucho ir, porque sabemos que también les gustan a ellos los mariscos. Todos ordenamos lo que escogimos del menú. Cuando nos trajeron los platillos, mi hermana vio mi platillo y me dijo: “quisiera probar lo que pediste, ¿puedes darme una probada?”. Yo le acerqué el plato y tomó un trozo de mi pescado, que estaba muy rico. Cuando lo probó, dijo: “qué delicioso, ¿me puedes dar otro trocito?”. Y tres minutos después, sin decirme nada, y como yo estaba a su lado, con su tenedor tomó otro trozo y se lo comió. Para entonces, yo tenía solamente la mitad del pescado en mi plato.

Tal vez tú también consideres esto como un problema insignificante, pero estoy realmente muy molesta y ya fastidiada que siempre se sienta mi mamá y actúe de esa manera, porque como te digo, no es la primera vez. ¿Estoy reaccionando mal o mi queja es legítima? Lo dejo a tu consideración y te pido tu consejo.

¿QUEJUMBROSA?

QUERIDA ¿QUEJUMBROSA?:

Por tu forma de expresarte y las líneas que me pusiste por separado, veo que eres una persona educada y seria. Si tu hermana y tú crecieron juntas y fueron educadas de la misma manera, me extraña que actúe de esa manera, y en especial delante de sus parientes que no ven con frecuencia. Fue una falta de educación y de respeto.

Lo que puedo sugerirte es que en el futuro, cuando salgas a comer con tu hermana, procures sentarte lejos de ella. Y si pregunta si puede tener algo de tu plato, le digas: “No hermana. Ordena uno igual para ti”. Y en otras circunstancias que no sea en un caso como este, empieza, con tacto y la educación que te caracteriza, a ir poniendo límites a ese dominio que pretende tener sobre ti. Agradezco mucho que hayas escrito.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2