×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
22 Agosto 2017 04:00:00
Querida Regalos Valiosos
QUERIDA ANA:

Voy a contarte una historia que a mí me parece muy bonita. Se relaciona con regalos. En este caso los regalos de un papá a su hija. La que ha recibido los regalos es una amiga mía y dice que está harta de que su padre le regale cosas inútiles. Dice que le dio un chal de invierno para viejita. También un televisor en blanco y negro que no tiene control remoto. Dice que tiene buena imagen y sonido, pero no le sirve porque es realmente viejo. En fin, dice que los regalos que le da son quizás de cosas que encuentra en tiendas de cosas usadas o bazares. Yo la dejé hablar para que se desahogara, pero luego le conté mi historia personal que es la siguiente:

Cuando cumplí 18 años mi papá me dio un extraño regalo. Era un viejo libro de química que estaba muy usado y bastante viejo, envuelto en una bolsa de papel. Al quedarme mirándolo, me dijo que como me había inscrito en la Facultad de Ciencias Químicas iba a serme útil (mi papá es químico). Mi primer pensamiento fue que mi papá había estado bebiendo, pero me acerqué a besarlo y no olía a alcohol. Luego comencé a pensar en la salud de su juicio, mientras me decía que el libro explicaba muy bien los temas.

Como quiero mucho a mi papá y me precio de ser buena hija, abrí el libro en la primera página y miré el contenido, mientras mi mamá sonreía discretamente cuando yo aparenté que me gustaba el libro y me entusiasmaba su contenido. Pasé otra hoja y mi papá me dijo que checara unas gráficas, así que comencé a hojear el viejo libro. Y ¡cuál sería mi sorpresa! Encontré un billete de $100.00 (en cada página del libro). Ese era su regalo de cumpleaños. Mi padre, con su regalo, me había enseñado una gran lección. No juzgar a un libro por su cubierta.

Le dije a mi amiga que juzgara más profundamente a ver si hay sabiduría en los regalos de su papá. Ese chal para “viejita” puede serle útil cuando tenga más años, y entonces sentirá que el calor del cariño de su padre la abraza. Y el viejo televisor quizás un día sea una antigüedad que valga bastante dinero. Ella puede darse cuenta que no siempre lo viejo significa inútil y habrá aprendido una valiosa lección. Gracias Ana, un abrazo.

REGALOS VALIOSOS

QUERIDA REGALOS VALIOSOS:

Tienes mucha razón. Y me pregunto cuántos hijos habrían tirado el libro que su padre les regaló sin siquiera haberlo abierto para ver su contenido. Quienes lo hicieran así, merecen perder. Además de regalos valiosos, son lecciones valiosas. Te felicito por tener un padre tan “padre”.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



top-add