×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
28 Enero 2019 03:51:00
Querida Resentida
Desde que me casé hace dos años y medio, mis suegros me trataron fatal. Desde que éramos novios no me querían. Mi cuñada, aún soltera, siempre fue amable y nunca me hizo sentir mal. Pero ellos demostraron que no me querían.

Acabo de tener a mi primer hijo, un niño precioso y que es muy parecido a mi esposo. Pues ahora resulta que han cambiado radicalmente ellos. Desde que estaba en el hospital fueron a verme y nos llenaron de regalos. Mi suegra me besó varias veces y estaba maravillada con el niño. Mandaron hacer unas estampitas preciosas con una leyenda agradeciendo la visita de quienes vienen a vernos. Además mandó hacer unos angelitos en cerámica realmente hermosos para que vayan acompañados de las tarjetas. Vienen todos los días a la casa y me traen un pastel o pastelitos para que tenga yo que servir a mis amigas o parientes. En fin, atenciones que nunca esperé. ¡Qué cambio!

Quiero preguntarte cómo puedo dejar atrás tanto resentimiento si me dolía mucho su trato hostil. A mis padres nunca les dije nada para no mortificarlos y para que no demostraran nada cuando se encontraran con ellos, algo que realmente no sucedía, pues ellos no me visitaban. ¿Qué hago? Te voy a agradecer que me aconsejes. Muchas gracias.

RESENTIDA

QUERIDA RESENTIDA:

Vamos a reconocer el hecho de que tienes razón para estar resentida con tus suegros. Ahora pregúntate a ti misma si hay algo que puedas ganar si guardas esos sentimientos enfermizos hacia ellos. ¿Serás más feliz? ¿Ellos se sentirán más felices o menos felices? Pero la pregunta más importante es: ¿beneficiará en algo a tu hijo? Mi sugerencia es que aceptes ese nuevo acercamiento de tus suegros y lo disfrutes. Si te muestras bien dispuesta a aceptar su nueva actitud y a ser amable, tu relación con ellos va a crecer fuerte y cálida.

Nadie podría culparte si piensas que su cambio de corazón ha sido porque los convertiste en abuelos, porque le diste un hijo a su hijo, pero ¿no todos cambiamos nuestros sentimientos hacia los demás por ciertas circunstancias o sucesos? Cualquiera que hayan sido las razones del comportamiento de tus suegros, siéntete feliz de que haya sucedido. No sólo te has convertido en madre, también de hecho en otra hija para tus suegros. Felicidad en grande deseo para tu hijito, para tu esposo y para ti. Y más ahora que la dicha ha venido a acercar a esos señores hacia ti.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2