×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
13 Enero 2018 04:00:00
Querida Soleada
QUERIDA ANA:

Me encanta tomar sol amiga. Cuando voy a la playa —y cada vacación que tomo agarro el camino de alguna playa—, me gusta asolearme lo más que puedo (desde luego que siempre uso bloqueadores). Y cuando estoy en casa, tomo sol todos los sábados y domingos (cuando hay sol) en el jardín. Me pongo un traje de baño y me tiendo en el pasto una hora o tres cuartos de hora porque el sol de aquí es muy picante.

Mi mamá me dice que el sol hace daño en la piel y que también como soy muy blanca, me voy a arrugar muy pronto con tanto sol. Ahora tengo 23 años y no he notado nada. Si el sol fuera malo no habría tanta gente que se asoleara, es lo que le digo a mi mamá, pero quisiera la opinión tuya. Gracias de corazón.

SOLEADA

QUERIDA SOLEADA:

En una revista de Medicina, leí que un médico, profesor de dermatología del Centro Médico Monte Sinaí de Nueva York, dice que hasta el 90% del daño que sufre la piel y otras señales de envejecimiento, como las arrugas, se deben a los rayos solares. Indica ese médico que el sol puede hacer la diferencia en la apariencia, es decir, en lo vieja que se vea una persona, que se puede ver hasta 20 años más avejentada, por el daño que le causa prematuramente el sol.

Añade el galeno que basta comparar la piel de la mano o de la mejilla con la del pecho o del abdomen, a donde no llegan los rayos solares por la ropa, y entonces se puede comprobar el daño que estos hacen. El envejecimiento, los vasos sanguíneos rotos, la resequedad y el color lívido, son algunos de los síntomas de la piel dañada por el sol. Lo mejor es evitar la exposición al sol, antes que buscar protectores solares. Para la piel dañada por el sol, ese médico recomienda la crema Retin-A, ya que estimula el crecimiento de los fibroblastos, que producen colágeno y elastina. Como ves, tu madre tiene razón. Escucha sus consejos.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6