×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
07 Marzo 2019 04:36:00
Querida tatuada rechazada
Hace poco fracasé en un pequeño negocio que tuve y me vi en la necesidad de cerrarlo. En parte fue un descanso, porque francamente no soy para tener negocio propio. Es una gran responsabilidad, y además tenía dos ayudantes y era un suplicio cuando no completaba para pagarles sus sueldos.

Comencé a buscar trabajo, pero me han rechazado en tres lugares porque tengo un tatuaje en el cuello y traigo un arete en la lengua. Me han dicho que no emplean por eso, a pesar de que sería la persona que serviría perfectamente para el puesto que está vacante, que es el de recepcionista. Ana, soy una mujer moderna y el que traiga tatuajes no creo que me haga indeseable. Muchos los traen.

¿No cree usted que es injusto que no ocupen personal que traiga tatuajes o perforaciones en su cuerpo? A mí sí me lo parece y eso, además de la necesidad que tengo del trabajo, me tiene muy deprimida. ¿Qué piensa usted de esto? Me gustaría mucho su opinión y la agradeceré.

TATUADA RECHAZADA

QUERIDA TATUADA RECHAZADA:

Lamento mucho que no puedas conseguir trabajo. Sin embargo, esas “reglas” que te han impedido conseguir el empleo que necesitas, están vigentes en muchos negocios y empresas.

Igual que tus tatuajes reflejan tu estilo personal, los empleados del dueño de un negocio reflejan los de él. Nos guste a todos o no, los clientes juzgan el negocio por la apariencia y el comportamiento de los empleados que están al frente, especialmente una recepcionista, que es la primera persona con quien la gente se encuentra en un negocio o empresa. Tiene sentido que un patrón contratará a quienes se presenten a sí mismos de una manera compatible con la imagen que el dueño o directivos del negocio quieren proyectar.

Estoy de acuerdo en que seas moderna y en comprender que tienes derecho de perforar cualquier parte de tu cuerpo y tatuarte también, pero si no puedes soportar el latigazo en la espalda, no culpes a otros. La decisión fue tuya.

Te aseguro que en una entrevista de trabajo, si te presentas con pantaloncillos cortos (shorts), ropa transparente, pantalones rotos (que tanto se usan actualmente), camisetas y ropa interior visible, no tendrás muchas posibilidades de conseguir el empleo. Los empleadores tienen la idea de que cuando emplean a una persona cuyo comportamiento o apariencia son “extraños”, van a tener problemas con ese empleado. ¿Injusto? Tal vez, pero es una manera de pensar muy generalizada. Lo lamento y te deseo lo mejor.

Seguramente encontrarás a quien no le importe que estés tatuada y traigas un arete en la lengua, o su negocio sea compatible con ese estilo.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2